Hasta 1000 Habitantes de 1.000 a 10.000

Alaejos

Alaejos

Alaejos es una villa situada en la encrucijada de caminos de Valladolid, Salamanca y Zamora, perteneciente a la provincia vallisoletana.

Su nacimiento es aún un misterio, pero las figuras históricas de personajes como Juana de Avis (mujer de Enrique VI), los Fonseca, Miguel de Unamuno, el paso de los árabes o los Comuneros, hacen de Alaejos un lugar único que muestra la enriquecedora cultura de la comunidad de Castilla y León.

Toda esta historia queda reflejada en sus dos majestuosas iglesias mudéjares de finales del siglo XVI propias del renacimiento puro, San Pedro y Santa María, en las ruinas del Castillo y en la veneración y devoción a la Virgen de la Casita, patrona de la villa, por parte de su gente, los cuales, con su hospitalidad y simpatía, costumbres y tradiciones hacen un conjunto maravilloso de historia, cultura, patrimonio y humanidad.

Castronuño

Castronuño

Enclavado en pleno corazón de la Reserva Natural Riberas de Castronuño-Vega de Duero e integrado en dicho espacio, Castronuño, conocido históricamente como La Gran Florida del Duero, es un municipio con un entorno natural privilegiado. Desde el Parque de la Muela se puede disfrutar del regalo para la vista que supone el gran meandro que dibuja el río Duero a su paso por la localidad. Allí se encuentra la iglesia Santa María del Castillo (s.XIII), Monumento BIC considerado la joya del Románico Zamorano en la provincia de Valladolid, este templo alberga en su interior un valiosísimo Cristo renano (s. XIV) de estilo gótico.

Castronuño es un lugar rodeado de preciosas sendas y parajes naturales, además en su casco urbano cuenta con un importante patrimonio artístico y construcciones históricas de gran belleza como el imponente edificio de las escuelas (s.XX) declarado Centro de Enseñanza Histórico, el arco de entrada de la Casa de la Encomienda (s. XV), la fuente del Caño (s. XVIII), las numerosas bodegas y pasadizos subterráneos (s. XV a XVIII) y la escultura de La Cantarera (s.XXI), entre otros.

Caminando por las calles de este pueblo lleno de historia se contempla un municipio moderno que atesora numerosos vestigios de antaño. Un lugar empapado de cultura popular que conserva tradiciones arraigadas como “Los Versos de los Quintos” y donde se saborea una rica gastronomía heredada de generaciones ancestrales, con productos típicos como El Mollete.

Castronuño, La Gran Florida del Duero, un lugar que seduce.

Cogeces del Monte

Cogeces del Monte

Situado en la provincia de Valladolid. Cogeces del Monte pertenece a la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar y está encuadrado en el Sexmo de Valcorba.

Población con unos 690 habitantes de tradición agrícola y ganadera en la que el turismo en los últimos años está teniendo un carácter muy marcado en la localidad.

Cogeces del Monte es morada del hombre desde hace milenios, concretamente desde los tiempos del Paleolítico También se ha constatado el paso de Roma por su término en numerosas monedas encontradas.

Los musulmanes se adueñaron seguidamente de la cuenca media del Duero y, por tanto, el emplazamiento de Cogeces del Monte. No obstante, hacia el 1085 el azote musulmán desaparece y resurge el esplendor en la zona castellana donde Cogeces es punto de mercadeo y tratado de venta de ganado.

En la actualidad no hay que negar que la despoblación va haciendo mella en la localidad, lo que sus habitantes han sabido aprovechar para ofrecer al turista la tranquilidad y la paz que se respira en la villa, así como la diversidad de rutas de senderismo que se pueden realiza por sus valles, no en vano, está rodeado de tres. Incluso hasta existen rutas urbanas para que el visitante pueda disfrutar de la arquitectura popular de la zona,

La plazuela de la iglesia está formada por un grupo de casas solariegas. La iglesia es una construcción que data del siglo XVI, perteneciente al estilo gótico tardío.

También merecen reseña las bodegas, excavadas en la ladera del cerral, silenciosas moradoras que albergan siglos de historia de uvas y vino y que se han convertido en la actualidad en testigos de juegos de los más pequeños pues están rodeadas de zonas verdes, donde destaca el paraje de Fuentecita, lavadero en tiempos pasados reconvertido en parque infantil.

También dentro del término de la población pero fuera del casco urbano, cuenta con el monasterio de La Armedilla, construido en el siglo XV, sobre un lugar de culto mariano, (se conserva una imagen de la Virgen ,románica, del siglo XII )y aunque en ruinas, conserva un encanto sin igual, de gran valor patrimonial.

Fuera del casco urbano se encuentra también el Parque Etnográfico, chozo de pastores donde se escenifica la vida de estos en siglos pasados y que forma parte de un conjunto de varias construcciones de este tipo que hay difuminadas a lo largo de la geografía del término de Cogeces.

También merecen mención el museos de Ciencias, de los más importantes de España, y el Del Ayer, donde se recoge la etnografía propia del mundo rural a lo largo del siglo pasado, ambos de titularidad particular.

Fresno el Viejo

Fresno el Viejo

Fresno el viejo, rincón de la llanura castellana enclavado en la zona sur de la provincia de Valladolid haciendo frontera con Salamanca y Ávila. Está situado entre los ríos Lanzón y Trabancos y a ambos lados de la cañada real burgalesa.

Se encuentra a unos 75 kilómetros de la capital. Se puede llegar a través de la autovía A-62 que une Burgos con Portugal cogiendo el desvío de Alaejos o también desde Medina del Campo, a 30 kilómetros de Fresno, por la carretera de Las Salinas VP8904. Por tren cogiendo la línea que une Valladolid con Salamanca.

Lejos quedó el 11 de noviembre de 1116, fecha en la que la Reina doña Urraca donó las tierras en las que se levantó Fresno el Viejo a la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. Estas tierras situadas a un lado del río Evan, hoy conocido como Trabancos, estaban llenas de fresnos, de ahí su nombre y el apellido, por ser un pueblo muy antiguo.

Hoy Fresno el Viejo es un pueblo típico castellano en el que destaca el ladrillo en las fachadas de sus viviendas. Municipio dedicado principalmente a la agricultura y ganadería, hoy además, se está intentando que el turismo rural sea otra alternativa importante para los vecinos de este municipio, poniendo en valor sus recursos turísticos y utilizando sus costumbres y tradiciones para hacer recreaciones y representaciones.

Olivares de Duero

Olivares de Duero

Olivares de Duero, pertenece a la provincia de Valladolid, está situado en la cuenca del Duero, en su margen derecha.

Pertenece al partido judicial de Valoria la Buena.

Olivares de Duero, ha sido tradicionalmente un municipio eminentemente agrícola y ganadero, aunque en la actualidad destaca por sus viñedos y bodegas pertenecientes a la Denominación de Origen Ribera del Duero. En los últimos años se ha promovido el enoturismo así como el senderismo por los distintos caminos ubicados alrededor del municipio, en especial por la “Senda del Duero”, un sendero internacional de gran recorrido (GR14) que discurre próximo al rio.

Los primeros vestigios de restos arqueológicos en esta villa de Olivares, nos remiten a la Edad de Bronce. Existe otro yacimiento atribuible a la Edad del Hierro en el paso de Valdesardón que confirma que el pueblo Vacceo habitó en Olivares de Duero.

En el año 1352, Olivares era un lugar de la Merindad del Infantazgo de Valladolid y pertenecía al Abad de Valladolid.

En tiempos de Felipe II perteneció a la casa de los Guzmán. Posteriormente, en 1647 pasó a pertenecer a D. Ventura de Onís, Regidor de Valladolid y señor de la villa de Olivares; y en 1680 Carlos II le concede el título de Marqués de Olivares a su hijo, D. Ambrosio de Onís y Coutiño.

El municipio de Olivares de Duero cuenta con una iglesia parroquial dedicada a su patrón San Pelayo, que data de la segunda mitad del siglo XV. Es de estilo gótico y está declarada monumento histórico-artístico de carácter nacional desde 1979. Posee varios pequeños retablos de los siglos XVII y XVIII y un Cristo de Juan de Juni.

El retablo Mayor de la Iglesia es uno de los más espectaculares de los existentes en Castilla y León, y cumbre del renacimiento pictórico español. Está fechado hacia 1526 y en él participaron grandes maestros tanto en la pintura (Juan Soreda, conocido como el Maestro de Olivares) como en la arquitectura y el ensamblaje (Pedro de Guadalupe) y la escultura (el Calvario es de Alonso Berruguete).

Cuenta también con una ermita dedicada a la Virgen de la Estrella, fechada su construcción a principios del siglo XVII.

Esta villa está unida al municipio de Quintanilla de Onésimo por un puente sobre el río Duero de siete arcos, de corte clásico y con tamajares en forma de huso. En 1494 los Reyes Católicos concedieron el permiso para su construcción a petición del concejo de Olivares, aunque no comenzó a construirse hasta 1572 y se terminó en 1625.

Destacan en Olivares sus miradores sobre el valle del Duero, con una vista panorámica que alcanza desde Peñafiel a Tudela de Duero, sus senderos, paisajes de viñedo, fuentes, casas tradicionales, bosques de galería y vegetación mediterránea…

Pero sobre todo lo que destaca es su iglesia parroquial, que es la que genera la impronta en todo el espacio urbano del municipio y con la que sus habitantes se identifican plenamente.

Olmedo

Olmedo

A la Villa de Olmedo se la conoció con el apelativo popular de los ‘siete sietes’, pues tuvo siete iglesias, siete conventos, siete plazas, siete fuentes, siete arcos o puertas de entrada, siete pueblos dentro de su alfoz y perteneció a siete casas de realengo, pero sobre todo es conocida universalmente por la inmortal obra de Lope de Vega, ‘El Caballero de Olmedo: ‘Quien señor de Castilla quiera ser, a Olmedo de su parte ha de tener’.

Entre los lugares fundamentales de Olmedo están el Parque Temático Mudéjar de Castilla y León. Pero Olmedo tiene dentro de sí decenas de monumentos, edificio y rincones singulares como el Monasterio de la Concepción, con su  reja románica en forma de mariposa; la Iglesia de Santa María del Castillo, construcción gótica del siglo XVI con su famoso relicario del siglo XVI que contiene 49 bustos con reliquias en su interior;  la actual sede del Ayuntamiento, antiguo convento de Nuestra Señora de la Merced Descalza; el antiguo ayuntamiento, actual Casa de la Villa; el Palacio de la Chancillería o Torre del Reloj; el templo de San Miguel; la Casa de los Dávila; la Iglesia de San Andrés, (mudéjar del siglo XIII) declarada monumento histórico artístico; el Monasterio de Madre de Dios; la escultura del Caballero de Olmedo y el recurso turístico ‘El Palacio del Caballero’; el antiguo lavadero o la fuente del Caño Nuevo son sólo algunas de las paradas obligadas.

El municipio cuenta además con aguas mineromedicinales en el Balneario Villa de Olmedo y un entorno privilegiado para disfrutar de la naturaleza.

Peñafiel

Peñafiel

Peñafiel es una villa turística enclavada en pleno corazón de la Ribera del Duero vallisoletana que, con el paso de los años, se ha convertido en un importante destino turístico, donde patrimonio, cultura, enoturismo y gastronomía se aúnan para que tu visita sea única.

En Peñafiel se encuentran lugares emblemáticos en los que el viejaro disfrutará con los cinco sentidos y deseará hacerse un selfie como por ejemplo con la antigua plaza de toros la ‘Plaza del Coso’, o lugares con historia que le adentrarán en la época del medievo como sucede con el buque insignia el ‘Castillo de Peñafiel’, que en su interior alberga el Museo Provincial del Vino para comenzar a degustar desde el intelecto su cultura vitivinícola.

Peñafiel cuenta con un amplio y variado patrimonio para todos los gustos.

San Miguel del Arroyo

San Miguel del Arroyo

Es un pueblo de menos de 1.000 habitantes, ubicado en la zona de Mar de Pinares. Tiene muchas sendas para hacer senderismo y disfrutar de la naturaleza. Hay corzos, zorros, lobos, comadrejas y jabalíes, entre otros animales.

Entre los árboles destacan los pinos, encinas y chopos.

Tiene una iglesia cisterciense en la que vivió un parapsicólogo con su mujer.

Hay dos iglesias, una perteneció a la diócesis de Segovia y otra a la diócesis de Valladolid.

Cuenta con un centro cívico dónde pueden verse obras de los Circuitos Escénicos de la Diputación.

También tiene guardería,colegio público y biblioteca municipal.

Hace unos años, antes de la pandemia, se recreó la visita de Alfonso XIII a San Miguel del Arroyo.

El pueblo más bello 2021

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen