Mi lista

Los que a mí más me gustan son... Provincia

¡Recuerda validar tu voto en el enlace que te enviamos a la dirección de correo desde la que participas!. Solo los votos validados suman en las estadísticas. Una vez enviada tu votación ya no podrás votar más veces con esta cuenta de correo electrónico.

Si has terminado, envíanos tu votación.

Acepto las bases.

FINAL

El Cubo de Tierra del Vino

El Cubo de Tierra del Vino

Este pequeño pueblo está situado en una de las mejores ubicaciones geográfica posibles: en la Ruta de la Plata, al sur de la provincia de Zamora. Es este el primer pueblo de la provincia que atraviesan los devotos en su peregrinar hacia Santiago. 
Tiene El Cubo de la Tierra del Vino una extensión de 34’31 km cuadrados y una población de 314 habitantes. 
Llanura en sus terrenos, monte, que no montaña, y extensas superficies se pueden divisar desde cualquier atalaya. Hay que destacar también las bodegas familiares subterráneas ubicadas en las afueras del pueblo y que sirven de disfrute en fiestas a las diferentes peñas. 
Desde tiempos remotos se ha caracterizado por ser un pueblo de acogida; aquí han echado raíces familias venidas de diferentes puntos de España. 
El arroyo San Cristóbal atraviesa esta pequeña localidad. En los aledaños del arroyo, sus verdes prados invitan al disfrute. Allí pastan plácidamente los animales, igual que lo hacían antaño, cuando personas y animales convivían en comunidad. 
Las tradiciones se mantienen prácticamente en su totalidad gracias al buen hacer de sus gentes. Destaca la fiesta patronal el 8 de agosto, día de Santo Domingo de Guzmán. La Iglesia se encuentra situada dentro del casco urbano. 

El Sahugo

El Sahugo

El Sahugo es un pequeño pueblo de la provincia de Salamanca, con menos de 200 habitantes, situado cerca de la provincia de Cáceres. 

Entre sus monumentos destacan la plaza de toros, las fuentes típicas o la iglesia.

Como servicios, cuenta con un único bar situado en el centro del pueblo, justo enfrente de la plaza, que desde hace bastantes años contribuye especialmente a dar vida al pueblo.

La localidad tiene también un tanatorio, una tienda pequeña y una residencia de ancianos. Cuenta además con una fábrica de pellets.

El medio de vida de los habitantes de El Sahugo es mayoritariamente la agricultura y la ganadería. Aunque algunos vecinos viven de otros sectores como la hostelería o la madera. 

 Habitualmente cuenta con pocos habitantes jóvenes pero en verano el pueblo rejuvenece.

Frómista

Frómista

Frómista, villa de la Tierra de Campos enclavada en el Camino de Santiago, guarda en su casco histórico algunos de los recursos turísticos más importantes de Palencia.

La iglesia de San Martín, uno de los templos más relevante del románico mundial, recibe a lo largo del año a miles de turistas y peregrinos de los cinco continentes.

Monumentos como la iglesia de San Pedro, con su Museo Parroquial, y Santa María del Castillo, son otros grandes atractivos de la villa.

La gran obra de la Ilustración española, el Canal de Castilla, dejó en este término municipal una de las mayores obras de ingeniería de todo su recorrido, el conjunto de cuatro esclusas para salvar uno de los mayores desniveles que el Canal se encontró en su camino.

Por último, los soportales que aún se conservan en la plaza y calle principal de Frómista están documentados ya en el siglo XVII.

Gormaz

Gormaz

Quizás sea Gormaz la localidad más singular de su provincia, puesto que confluyen en ella una serie de elementos que la convierten en única. Cuenta con tres elementos BIC en su término (el Castillo, el Rollo de la Justicia y la Ermita de San Miguel), y por él transcurren todas las grandes rutas de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Incluso, recientemente, la Junta de Castilla y León ha creado una nueva ruta cicloturista.

A orillas del Duero, enclavada sobre un alto cerro, la fortaleza de Gormaz fue durante los siglos X y XI una de las posiciones estratégicas más codiciadas por musulmanes y cristianos. Construida por los árabes en el año 965, es la fortaleza más larga de Europa. En 1060 fue conquistada por Fernando I, padre de Alfonso VI. En el 1081 fue atacada por un contingente musulmán, lo que provocaría una dura represalia del Cid por territorios musulmanes aliados de Castilla. Este hecho desencadenaría el primer destierro de Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid.

Gormaz ha hecho en los últimos años grandes esfuerzos en la mejora de la calidad turística de la villa, apostando por un desarrollo turístico sostenible y comenzando por la reutilización de señalización turística en desuso.

La Adrada

La Adrada

La Adrada, municipio de la provincia de Ávila situado a los pies de la Sierra de Gredos y a 624 metros de altitud. Su situación estratégica, a menos de una hora de Madrid, Toledo y Ávila, le convierten en la puerta de entrada a su comarca.

Se trata de un paraíso mágico en pleno corazón del Valle del Tiétar, que mezcla la tradición y la cultura en un entorno natural único rodeado de naturaleza. Su envidiable entorno natural permite la realización de numerosas actividades al aire libre como el senderismo, la práctica del mountain bike, pasear por sus puentes romanos, disfrutar de las aguas cristalinas del Charco de La Hoya o darse un chapuzón en la Presa de La Pinara.

La Adrada es cultura, es historia y es villa desde el año 1393, cuando el Rey Enrique III concedió el villazgo al “lugar de La Adrada”. Rodeado de leyendas, es mágico en cada uno de sus rincones y su Castillo del siglo XIV es testigo de siglos de historia. Una de las muestras patrimoniales más valiosas de la arquitectura medieval en la provincia, recientemente ha sido incluido en la Red Nacional de Patrimonio Histórico. Una impresionante fortaleza del siglo XIII situada en el Cerro del Torrejón y que alberga en su interior el Centro de Interpretación Histórica Valle del Tiétar.

Junto con el Castillo, las llamadas Escalerillas, la Calle Larga, La Ermita de la Yedra y la Iglesia de El Salvador, o la Casa del Tio Talís, se reúne en La Adrada todo un conjunto  Patrimonial que hace de su centro histórico un catálogo insuperable de arquitectura tradicional.

La Adrada es tradición y folclore, es la unión de sus vecinos transmitiendo el arraigo por su tierra generación tras generación. Fiestas, gastronomía y cultura  en torno a la Virgen de la Yedra, San Blas y El Salvador, donde poder degustar sus bollos de San Blas, los quesos de su quesería artesanal (especialmente el Monte Enebro), y sus riquísimas morcillas de arroz, regado todo con vinos de su Valle.

Un cóctel de emociones, lugares mágicos para una estancia inolvidable.

Lumajo

Lumajo

Situada en el noroeste de la provincia de León, en el municipio de Villablino, encontramos la bonita localidad de Lumajo.

Quizá sea el gris perla de las peñas que le recogen, o el blanco de la nieve que cada invierno lo tiñe, pero Lumajo desprende una luz singular que deslumbra a foráneos y visitantes.

El origen de esta población de montaña se encuentra ligado a la ganadería. Hasta los ricos pastos de Lumajo llegaban desde tierras asturianas los vaqueiros de alzada (ganaderos trashumantes); allí pasaban la época estival, en un emplazamiento del que aún se conservan restos: el Navariego.

En el ascenso al núcleo urbano de Lumajo nos recibe su anfitriona: la imponente cascada de las Cereizales. En ella el río Almuzarra salva una caída de 20 metros en una pared escalonada para precipitarse en un pozo de aguas cristalinas. Todo un espectáculo para los sentidos que nos anticipa la belleza que encontraremos en el interior del pueblo.

En Lumajo, la armonía de las casas de piedra con tejados de pizarra se unen a un rico patrimonio cultural. Hórreos, lavaderos, fuentes… Podemos decir que Lumajo es un museo etnográfico al aire libre, con el  añadido de encontrarse en una reserva de la biosfera. Sus 1360 metros de altitud lo convierten en un excelente balcón en el que asomarse es un placer.

Ascendiendo hacia la salida del pueblo, se encuentra una pintoresca casa de estilo indiano en cuyo interior manan dos fuentes naturales de agua. Pero Lumajo no acaba aquí… Aún guarda varios ases bajo la manga, a cada cual más espectacular.

Al final del pueblo se encuentra una grata sorpresa, un recurso  de gran valor histórico: una calzada  romana en buen estado de conservación. De ahí parte una ruta de senderismo que conduce al pico más alto del municipio: el Cornón (2.184?m), donde las vistas quitan el aliento.

Y es en ese punto, donde se abre ante los ojos una vista espectacular, una de las más singulares que ofrece el  municipio: el valle de Lumajo. Sus más de 10 kilómetros de longitud son consecuencia de la acción de una lengua glaciar que descendió tras la última glaciación. El resultado es un impresionante valle que contrasta con las altas cumbres que lo resguardan. Esos procesos ligados a la geología dieron fruto también a la aparición de cuevas kársticas que se encuentran en las entrañas de los montes de Lumajo.

Lumajo rebosa cultura, naturaleza, agua, historia, tradición...

Montemayor de Pililla

Montemayor de Pililla

La localidad de Montemayor de Pililla está situada al suroeste de la provincia de Valladolid, a unos 30 Km. Circunscrita en casi su totalidad dentro de los límites de la comarca natural de “Tierra de Pinares” y el valle “Duero Esgueva”, está entre las localidades de Cuéllar, Peñafiel, Tudela de Duero y Portillo.

Está situado en un páramo rodeado por importantes masas boscosas, donde se encuentra una gran variedad de flora y fauna y por donde discurren varios arroyos. Los suelos de Montemayor son de roca caliza, por eso siempre han existido canteras. También hay suelos arenosos donde predominan los pinares. Cuenta con suelos calizos y margosos de mayor productividad para la agricultura.

Situado en una zona próxima al Duero, posee un conjunto de cursos fluviales cortos, de medio caudal y amplios valles, con una corriente muy variable originada por la filtración de agua de lluvia caída en los páramos circundantes.

La fauna en Montemayor es rica y variada, hay muchos tipos de animales, algunas especies están en peligro de extinción.

La principal actividad productiva de Montemayor, desde hace siglos, ha sido la ganadería y la agricultura. Al principio tenían más importancia los grandes rebaños de ovejas que la agricultura en sí, pero con el tiempo es al revés.

Se pueden localizar una veintena de enclaves arqueológicos en las tierras de Montemayor de Pililla con una secuencia cronológica y cultural de la ocupación humana en ellas. Su término geográfico estuvo ya habitado en época prehistórica. Los historiadores y geógrafos clásicos sitúan en esta comarca antes de la venida de los romanos, a los vacceos.

La zona del casco más antiguo de Montemayor está alrededor de la Plaza Mayor, se caracteriza por un entramado de calles con plazuelas, rincones y callejones que son irregulares. La mayoría de sus casas están  construidas con piedra caliza en sus fachadas  dignas de ser  admiradas.

Sacramenia

Sacramenia

Sacramenia es un municipio del norte de Segovia cuyas raíces se hunden en la Alta Edad Media. El nombre del pueblo viene de ‘Sacra moenia’ que significa murallas sagradas y probablemente hace referencia al muro que recorría la cara norte del cerro. El primer poblamiento se sitúa en el Cerro de San Miguel, donde actualmente se encuentran los restos de la ermita con el mismo nombre y un yacimiento con tumbas antropomorfas.

El municipio sufrió las consecuencias de estar situado en la conocida como 'Extremadura Castellana', siendo objeto de una campaña de castigo de Almanzor. Tras la conquista de Toledo, el municipio comienza una época de bonanza económica, momento en el que se funda el Monasterio de Santa María la Real y la población se establece en el valle donde se encuentra actualmente. Se construyen sus iglesias de estilo románico y llega a albergar hasta cinco ermitas.

En la Edad Moderna y Contemporánea, sin embargo, la zona comienza un lento pero continúo declive, teniendo su peor momento durante las desamortizaciones y la guerra contra los franceses, cuando gran parte del patrimonio se pierde. 

Las historia de Sacramenia ha servido para forjar un municipio con carácter propio, cuando alguien se adentra en sus calles tiene la sensación de que guardan muchos secretos e historia, todo rodeado de un aura que te transporta al medievo. Cuando el visitante se acerca a Sacramenia, da igual desde qué dirección la Ermita de San Miguel parece saludar, un vigía incansable junto a las imperturbables piedras del cerro. La panorámica con la ermita y el cerro en lo alto, a la mitad el inicio del caserío con las bodegas excavadas en la roca que poco a poco van dejando paso a las viviendas y las torres de las iglesias despuntando por encima de las casas es una de las señas de identidad del pueblo. El Coto de San Bernardo, donde se encuentra el monasterio, rodeado de cerros, praderas y pequeños cursos de agua.

En definitiva, Sacramenia es un municipio que ha guardado ese aire medieval, y que combina buena gastronomía, con el lechazo asado a la cabeza, y mucho patrimonio.

Santa Gadea del Cid

Santa Gadea del Cid

Rodeada de un recinto amurallado y vigilada por los restos de una antigua fortaleza, la localidad guarda toda la esencia de su pasado medieval. El trazado de sus calles, sus edificios medievales o los restos del castillo situado en la zona alta, muestran parte de su historia.

Santa Gadea del Cid es un municipio perteneciente a la provincia de Burgos. Cuenta con una superficie de 29 km cuadrados y se encuentra a una altitud de 507 metros. En la actualidad el municipio cuenta con unos 155 empadronados, entre los que se encuentran habitantes de todos los rangos de edades. Santa Gadea fue declarado pueblo BIC (Bien de Interés Cultural) en 1973.

Es una pequeña localidad al pie de los Montes Obarenes, con un gran conjunto histórico en el que destaca su Castillo, la Iglesia de San Pedro, la Plaza de la Iglesia, las ermitas de Nuestra Señora de las Eras y Nuestra Señora del Patrocinio, la Puerta de Encima de la Villa y Antigua Cárcel, la de Abajo o de las Eras, El Monasterio del Espino y el Granero de San Francisco.

La conservación y cuidado de cada una de sus calles, monumentos, patrimonio y heráldicas hace que Santa Gadea del Cid siga guardando la más pura esencia del medievo.

El pueblo más bello 2022

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen