Hasta 1000 Habitantes de 1.000 a 10.000

Castroverde de Campos

Castroverde de Campos

Castroverde de Campos, ubicado en el noreste de la provincia de Zamora, lindando con las provincias de León y Valladolid, se encuentra dentro de la comarca de Tierra de Campos, a unos 65 kilómetros de la capital zamorana. Su bella nomenclatura, del latín ‘castrum viride’, otorgada por los viajeros de origen gallego que repoblaron el lugar, es un anticipo de los magníficos rincones que el municipio esconde.

Este bello pueblo, rodeado por amplias llanuras repletas de campos de cereal, cuenta con una población de 318 habitantes, que dedican su tiempo a la agricultura y la ganadería. Castroverde posee una amplia superficie de terreno destinada a los cultivos de secano, destacando aquellos dedicados a la cebada y el trigo. Existe un sector de la población dedicado a la ganadería, principalmente ovina, a la industria láctea y al sector servicios. Últimamente, ha habido bastante auge en cuanto al turismo del municipio, ya que posee las condiciones idóneas para la realización de actividades como el senderismo o la ornitología, esta última muy potenciada gracias a que Castroverde se encuentra en Zona ZEPA.

Castroverde de Campos posee una dilatada historia que se remonta hasta la Prehistoria. Su primer poblamiento lo corrobora el hallazgo, en sus proximidades, de útiles prehistóricos. Más tarde, diferentes culturas, como los vacceos de la cercana ciudad de Intercatia o los romanos, dejaron evidencias en el pueblo.

A lo largo de la segunda mitad del siglo XII y primeros años del XIII, el pueblo cobró una singular importancia como centro fortificado del sistema defensivo leonés en la zona de Tierra de Campos. 

En mayo de 1187, Fernando II entregó a la catedral de León un solar en Castroverde para construir una iglesia y un cementerio contiguo a ella, asignándole 200 parroquianos de su realengo. Por entonces la villa contaba ya con al menos tres iglesias, aunque llegó a tener hasta cinco y un convento de franciscanos. Actualmente, solo se conservan la de Santa María del Río, que debió ser reformada en la segunda mitad del siglo XIII, momento al que corresponden su torre y portada góticas, y las ruinas de la iglesia de San Nicolás.

Esta villa fue un punto importante durante la Edad Media, ya que formaba parte de la frontera, primero contra los musulmanes y después entre los reinos de León y Castilla. No obstante, también lo fue en la Época Moderna, como lo demuestran los escudos señoriales de las fachadas de sus viviendas. Y es que no hay que olvidar que esta localidad zamorana fue la tierra natal de uno de los descubridores de América, don Diego de Ordás, hombre de confianza de Hernán Cortés, a quien acompañó en las conversaciones con Moctezuma, en la conquista de México, y primer explorador del curso del Orinoco. En su honor y en recuerdo a la conquista de América, se ha ubicado el busto de Diego de Ordás en el centro de la Plaza Mayor del pueblo.


 

Granja de Moreruela

Granja de Moreruela

La historia de esta localidad se encuentra inexcusablemente ligada al monasterio de Santa María de Moreruela. La actual Granja de Moreruela, en el año 1143 era la antigua villa o lugar de Santa Eugenia, según documento de donación a los frailes de la villa de Moreruela de Frades o Arriba para la fundación del Monasterio de Moreruela. El rey Alfonso VII de León donó a Ponce Cabera, y por medio de éste a los monjes Pedro y Sancho, Moreruela de Frades.

Santa Eugenia, villa donada posteriormente al Monasterio, se convierte en la Granja de Santa Eugenia según la bula de Alejandro III del año 1162 y en la bula de Inocencio III del año 1204 la granja de Santa Eugenia, pasa a llamarse Granja de Opera (de la Obra) desapareciendo el nombre de Santa Eugenia como villa integrándose su término en Moreruela.

El nombre de “La Granxa” aparece a partir de la fecha de promulgación de las ordenanzas o “Leyes de Moreruela” del año 1585. Las ordenanzas son un conjunto de normas elaboradas por los concejos para regular la vida municipal. Tienen un valor histórico extraordinario dado que suponen el primer cuerpo legislativo conocido para la villa. Las de La Granxa constan de treinta capítulos.

Su principal atractivo turístico son las ruinas del monasterio de Santa María de Moreruela, cenobio del siglo XII que perteneció a la orden del císter y cuyos restos tienen un gran valor patrimonial, estando declarado Bien de Interés Cultural.

Santa Eulalia del Río Negro

Santa Eulalia del Río Negro

A Santa Eulalia del Río Negro se llega por una carretera asfaltada que va cuesta abajo, porque lo fácil es llegar, pero lo difícil es marcharse. A los lados empiezan a nacer las casas de piedra, los caminos terrosos y las huertas. Ancha se extiende una era que una vez alimentó al pueblo, ahora acoge a los nietos de quienes entonces trillaban trigo, solo que hoy se juega al fútbol, se contemplan las lágrimas de San Lorenzo o se ve a bebés lanzados dar sus primeros pasos. Donde cuando se esconde el sol llega la verbena cada siete de agosto para celebrar a San Mamés y a nosotros mismos,  juntas todas las generaciones que crecieron y siguen creciendo en aquella era.

Callejeando llegas a una plaza en la que todo parece añorar un tiempo mejor, cuando el pueblo tenía escuela, pero que sigue siendo el centro de la vida, de las cañas en verano y la música hasta que sale el sol.

Y cuando parece que ya no quedan más casas, que acaba el asfalto y se acaba Santa Eulalia, aparece el Río Negro. Helador, cristalino y salvaje. Llegar a su orilla en verano es olvidar aquello de la España vacía y querer quedarse para siempre en esa toalla, con el pelo mojado y los ojos cerrados; quedarse para siempre en el pueblo más bello de Castilla y León. 

El pueblo más bello 2020

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen