Hasta 1000 Habitantes de 1.000 a 10.000

Hasta el próximo día 10 de junio las votaciones tendrán los porcentajes ocultos

Caín

Caín

No hay puerta de entrada más bonita para acceder a la garganta del Cares, que el pueblo de Caín. Se encuetra a más de 460 metros de altura y su belleza y entorno son evidentes.

Merece la pena visitar entornos cercanos como la Ermita de la Corona, donde según la tradición fue coronado Don Pelayo; y El Chorco de los lobos, donde se puede contemplar una antigua trampa que se utilizó durante siglos para cazar lobos.

Otro lugar para conocer cercano a Caín es el Mirador del Tombo, en la carretera que une Caín con Posada de Valdeón.

 

Balboa

Balboa

Balboa es una localidad y municipio en la comarca de El Bierzo. Se encuentra situado en el Valle del río Balboa, en la subcomarca del Valle del Valcarce.

En Balboa están orgullosos de su patrimonio y su paisaje; pero, sobre todo, de supaisanaje.

Imprescindible visitar: El Castillo de Balboa, del siglo XIV; La Iglesia de Santa Marina (BIC), construida entre el siglo XIII y XVI; de estilo renacentista y de origen románico. Y, por supuesto, ‘La Casa de las Gentes’ que es el foro permanente de reivindicación de la cultura rural y de todo lo que supone la vida en los pueblos.
Quizás lo más emblemático del lugar son Las Pallozas de Balboa, que enamoran a todos los visitantes.
Y, por supuesto, las fiestas; que son inolvidables como: La Foliada Balboa Feroz (febrero); La Noche de San Juan (24 de junio) o Santa Marina (18 de julio); por no hablar de los festivales como el Reggaeboa Festival.

Burbia

Burbia

Burbia se encuentra dentro de la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses, creada en el año 2006; se trata de una de las reservas que en el futuro compondrá la Gran Reserva de la Bioesfera Cantábrica.

La localidad es atravesada por el río Burbia, que a su vez es afluente del río Cúa. En la zona se alza el imponente Pico Cuiña (1.987 msnm), el pico más alto de la Sierra de los Ancares.

Burbia y la zona de Ancares guardan importantes vestigios prerromanos, pues ya hace más de dos mil años estos montes estaban habitados por tribus como la de los Lougeos. Su situación estratégica hizo de esta comarca escenario de importantes episodios bélicos, no sólo en la antigüedad, con la conquista de Augusto, sino en épocas muy posteriores, como en las revueltas irmandiñas (siglos XIII y XIV) y más recientemente, durante la ocupación francesa y las guerras carlistas.

Tiene huellas en su historia del paso de los pueblos celtas, como son las construcciones castreñas y las pallozas.

Existe un puente romano, con interés histórico, sobre el río Burbia. Otras construcciones de interés son la Iglesia Parroquial de San Esteban y la ermita de Santa Ana. Además, se puede disfrutar de construcciones típicas de la zona, como por ejemplo algunos restos de pallozas y numerosas casas de piedra (con corredores de balaustres de madera y cubierta de pizarra). También se conservan algunos molinos harineros a orillas del río Burbia, impulsados por agua, que servían para moler el grano de centeno en la fabricación del pan.

Lo más destacable es el paisaje: el pueblo se asienta en el valle del río Burbia y está rodeado por varios sotos con castaños milenarios y por montañas de indudable belleza.

Los romanos utilizaron el agua del río Burbia para la extracción de oro en La Leitosa, mediante la técnica de ruina montium (la misma que se utilizó en Las Médulas), dicha explotación se halla en la proximidad de los pueblos de Paradaseca y Paradiña, ambos pertenecientes al ayuntamiento de Villafranca del Bierzo y a los que se puede llegar desde Burbia.

Castrillo de los Polvazares

Castrillo de los Polvazares

Castrillo de los Polvazares es uno de los pueblos más hermosos de la comarca leonesa de la Maragatería. Un pueblo de casas de piedra, varias de ellas blasonadas, propias de tres familias Hidalgas que fue declarado conjunto histórico artístico y que conserva íntegra su arquitectura popular. La piedra y arcilla roja de sus fachadas contrasta con los vivos colores de los portones y ventanas: azules, verdes y blancos. Tonos que descubren un pasado arriero a los turistas que atraviesan la calle Real, columna vertebral de la villa.

Está considerado como el ejemplo más bello de la arquitectura popular de toda la comarca de Maragatería. Una comarca muy relacionada con el gremio de los arrieros siendo Castrillo durante mucho tiempo el pueblo maragato donde residieron los más importantes arrieros cuyas grandes fortunas fueron fruto del transporte y tráfico de mercancías, granos, pescados, aceites, vinos y dinero desde los puertos del Norte, a León, Castilla, Madrid y viceversa.

Una vez más el propio oficio de las gentes ha construido en Castrillo de los Polvazares, y en buena parte de los pueblos vecinos, un conjunto arquitectónico reflejo de su vida. Así, todas las casas, de piedra, barro rojo, teja y paja tienen grandes portalones en forma de arco y rectangulares junto a la puerta de acceso a la vivienda. Estos portones tenían la función de permitir el paso de los carruajes a patios interiores y paneras donde se guardaban los diferentes granos. 

Lo mismo ocurre con las calles, anchas y empedradas. La amplitud responde también a la necesidad de que circularan los carros. El empedrado evitaba que sobre la tierra se hicieran surcos que dificultaran el paso de los carros y animales. 

Estas pinceladas arquitectónicas se conservan hoy íntegramente a la perfección y hacen que Castrillo de los Polvazares sea uno de los pueblos españoles mejor conservados y que mayor número de turistas recibe.

Patrocinado por
El pueblo más bello 2019

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen