Hasta 1000 Habitantes de 1.000 a 10.000

Hasta el próximo día 10 de junio las votaciones tendrán los porcentajes ocultos

Medina de Rioseco

Medina de Rioseco

Medina de Rioseco, declarada Conjunto Histórico, presume de tener uno de los más ricos legados patrimoniales de Castilla y León. El Casco Histórico riosecano, con la magnífica Rúa y sus emblemáticos soportales, constituye una de las joyas de la arquitectura urbana de la región.

Muchas de sus calles poseen soportales, destinados a albergar las mercancías de los mercaderes que acudían a sus famosas ferias. Los conjuntos mejor conservados se sitúan en la Calle Mayor, también conocida como La Rúa, la Calle de La Sal y la Calle de Los Lienzos.
La ciudad aún conserva un interesante conjunto de viviendas construidas siguiendo las normas de la arquitectura popular de Tierra de Campos. La mayoría construidas a base de ladrillos de adobe, que cierran los huecos del entramado de vigas de madera. Con pisos volados sobre canecillos mudéjares lobulados o aquillados, propios de las viviendas de los siglos XV, XVI y XVII. Algunas residencias de familias más pudientes y los edificios civiles lucen hermosos blasones en sus fachadas.

Sus importantes monumentos y colecciones de arte sorprenden al viajero. Famosas son sus iglesias de porte catedralicio, como la Iglesia de Santa María de Mediavilla, la Iglesia de Santiago Apóstol, la Iglesia de Santa Cruz, la Iglesia de Santa Clara, el Convento de San José, la Ermita de Castilviejo; o la arquitectura militar del castillo y la muralla de la ciudad. 

Olmedo

Olmedo

A la Villa de Olmedo se la conoció con el apelativo popular de los "siete sietes", pues tuvo siete iglesias, siete conventos, siete plazas, siete fuentes, siete arcos o puertas de entrada, siete pueblos dentro de su alfoz y perteneció a siete casas de realengo, pero sobre todo es conocida universalmente por la inmortal obra de Lope de Vega, "El Caballero de Olmedo": "Quien señor de Castilla quiera ser, a Olmedo de su parte ha de tener".

Entre los lugares fundamentales de Olmedo están el Parque Temático Mudéjar de Castilla y León. Pero Olmedo tiene dentro de sí decenas de monumentos, edificio y rincones singulares como el Monasterio de la Concepción, con su  reja románica en forma de mariposa; la Iglesia de Santa María del Castillo, construcción gótica del siglo XVI con su famoso relicario del siglo XVI que contiene 49 bustos con reliquias en su interior;  la actual sede del Ayuntamiento, antiguo convento de Nuestra Señora de la Merced Descalza; el antiguo ayuntamiento, actual Casa de la Villa; el Palacio de la Chancillería o Torre del Reloj; el templo de San Miguel; la Casa de los Dávila; la Iglesia de San Andrés, (mudéjar del siglo XIII) declarada monumento histórico artístico; el Monasterio de Madre de Dios; la escultura del Caballero de Olmedo y el recurso turístico "El Palacio del Caballero"; el antiguo lavadero o la fuente del Caño Nuevo son sólo algunas de las paradas obligadas.

El municipio cuenta además con aguas mineromedicinales en el Balneario Villa de Olmedo y un entorno privilegiado para disfrutar de la naturaleza.

Peñafiel

Peñafiel

Cualquier momento es bueno para visitar Peñafiel, descubrir sus monumentos centenarios y ver la Plaza del Coso, un recinto que data de la época medieval y que sigue albergando festejos taurinos ahora, en pleno siglo XXI. No es necesario que sea fin de semana para caminar por las estrechas calles de la villa y disfrutar del olor procedente de la madera quemada que calienta a los peñafielenses durante el invierno. Tampoco es imprescindible que sea verano para degustar un lechazo al horno de leña regado con los mejores caldos de la Ribera del Duero

Peñafiel es, en sí mismo, un auténtico museo al aire libre. No obstante, el visitante puede acercarse a la cultura y al arte peñafielenses adentrándose en cualquiera de sus  museos como el archiconocido Museo Provincial del Vino, ubicado en el espectacular castillo, el Museo de Arte Sacro, el Aula de Arqueología o la Casa de la Ribera y Cosovisión.

Patrocinado por
El pueblo más bello 2019

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen