Hasta 1000 Habitantes de 1.000 a 10.000

Salduero y Ágreda son los más votados en El Pueblo más Bello de Soria y optarán a ser el pueblo más bello de Castilla y León. Podrás volver a votar por ellos a partir de octubre.

Ágreda

Ágreda

Situada en un lugar estratégico, entre la depresión del Ebro y la meseta Castellana, ofrece un paso inmejorable en el sistema Ibérico, bordeando el Moncayo.

Por ello, Ágreda se convirtió desde tiempos inmemoriales en un lugar de paso por el que discurrieron las culturas y civilizaciones que fueron protagonistas de la historia en cada momento.

El urbanismo de Ágreda se desarrolló en ambas laderas del río, aprovechando la orografía del terreno que permitía la mejor defensa frente al enemigo, siendo el promontorio rocoso de La Muela y el Barrio Moro los baluartes inexpugnables.

Conforme fue creciendo la población y sus dimensiones, los barrios se fueron expandiendo, y las murallas se fueron desarrollando de cara al exterior pero también entre los distintos barrios, resultando cuatro recintos amurallados distintos en la Edad Media y en la Edad Moderna, de los que hoy nos quedan numerosos vestigios, tanto cristianos como musulmanes y judíos.

El personaje más ilustre de la también llamada Villa de las Tres Culturas es Sor María de Jesús de Ágreda, religiosa franciscana del XVII, fue escritora, consejera de Felipe IV y evangelizadora de Nuevo Méjico y Tejas


 

Salduero

Salduero

Pequeño y acogedor pueblo de calles empedradas y casas de cantería trabajada. Tuvo un pasado ligado a la carretería y trashumancia.

Su Plaza Mayor ofrece un bello conjunto con el puente que cruza el Duero de fondo.

La iglesia parroquial de San Juan Bautista alberga una capilla mayor gótica, con bóveda de terceletes y a la que se accede por arco de triunfo ligeramente apuntado.

Son dignos de mencionar las márgenes del río Duero donde nos encontramos con enclaves naturales incomparables.

Almazán

Almazán

Almazán es una villa situada en el centro de la provincia de Soria, de unos 6.000 habitantes. Por esta villa han pasado gentes y acontecimientos de todas las épocas: del primitivo lienzo árabe apenas quedan algunos cimientos y el significado del nombre de la villa, "La Fortificada". Sin embargo, sí conserva los restos de un siglo XII cristiano afianzado en tres de las cuatro puertas (de Herreros, del Mercado y de la Villa).

Fue ciudad de avanzadilla, fue frontera primero entre el mundo árabe y el cristiano y después punto de litigio entre los reinos de Aragón y Castilla. Las batallas de unos y otros la convirtieron en espacio de choque y devastaciones: una ciudad que fue pasto de las disputas y sintió en sus carnes de límite las dentelladas de las luchas repetidas.

Mora, cristiana, repoblada, sitiada, sometida, arrebatada... vivió su destino guerrero hasta un siglo XIV que trajo la llamada Paz de Almazán entre Aragón y Castilla, en una firma que traería un tiempo de privilegios y medidas protectoras para aquella villa con título de comunidad municipal en la que las armas habían luchado durante tanto tiempo.

Pero no fue sino de la mano de los Reyes Católicos cuando Almazán alcanzara un protagonismo histórico que conservaría hasta bien entrado el siglo XIX, prolongándose un tiempo de esplendores para la localidad poco acostumbrada a la tranquilidad. Convertida en Corte en numerosas ocasiones, fue residencia de la familia real repetidamente, viendo así desfilar por sus días una galería de monarcas e infantes que van desde Isabel y Fernando hasta Felipe II y III, pasando por el príncipe Juan y su esposa Margarita de Austria.

La convivencia, tensa o serena, impregnó sus huellas a las casonas, las iglesias y los palacios, cuya apretada presencia es el motor de su importante atractivo turístico.

El casco antiguo va ascendiendo por la colina hasta el Cerro del Cinto, donde una panorámica atrapa fotogramas perforados por la hermosura.

Para abrir boca en el recorrido adnamantino, nada mejor que empezar por una plaza Mayor que concentra arquitectura civil y religiosa. La Puerta de la Villa da la entrada a este bello recinto, donde el Palacio de los Hurtado Mendoza alza su imagen gótico-renacentista. Una de las alas del palacio alberga el Centro de Recepción de Visitantes, que da cobijo a un tríptico que se le atribuye a Memmling.  La iglesia de San Miguel ocupa una esquina de la plaza. 

Pero pasear por la villa es ir encontrándose de frente con los relicarios de la historia y el arte: un desfile con fuertes sabores medievales en el postigo de Santa María, nobles caserones en la calle de las Monjas, el Convento de las Clarisas, la iglesia barroca de San Pedro, la ermita de Jesús, los restos del convento mercedario donde muriera Tirso de Molina... y un pueblo salpicado de bares y restaurantes por el que saborear caza, codillo o cocido, entre algunos de los platos de esta tierra célebre por el dulce de sus yemas y paciencias.

Fue aquí donde nació el jesuita Diego Lainez, uno de los fundadores de la Compañía de Jesús y clérigo tan influyente como para rechazar ser Papa y suspender la sesión del Concilio de Trento si caía enfermo.

Es aquí, en esta villa capaz de aunar modernidad y tradición, donde se acomodan industria, artesanía, agricultura y ganadería, en tanto que no se olvidan costumbres tan ancestrales como el Zarrón, que cada 17 de mayo trae ritual antiguo durante las fiestas en honor a San Pascual Bailón. La fiesta viene a coincidir en el tiempo con la Feria Regional de Muestras, que empezó siendo agrícola y ha terminado por sumar artesanía, muebles, alimentación y ocio. Y si quiere intuir emociones, pida que le expliquen cómo arranca, el primer domingo de septiembre, la explosión de fervor y traca en la Bajada de Jesús.


 

Almenar

Almenar

Este pequeño pueblo enmarcado en la comarca conocida como “Campo de Gómara”, cuenta con el castillo mejor conservado de la provincia.
La primera referencia que tenemos de Almenar la encontramos en la  leyenda histórica de Los Infantes de Lara.  También se han encontrado documentos en los que, al parecer, Jaime I de Aragón concede el dominio de la localidad a uno de sus caballeros catalanes en el siglo XIII.
Pero será ya en 1430 cuando Juan II de Castilla asigna el castillo y el término a Hernán Bravo de Lagunas, caballero embajador que prestó grandes servicios como embajador de la Corona en Portugal.

Castillo: Su fecha de construcción se remonta al s. XV, sobre un antiguo castillo del que todavía se conservan restos. Originariamente el castillo perteneció a las familias Bravo de Laguna y Saravias y Ríos, cuyos escudos todavía permanecen en el edificio. Presenta doble recinto amurallado; en el recinto interior se encontraban la torre del homenaje y el patio de armas, en el exterior, el sistema defensivo basado en un foso artificial con puente levadizo.
El edificio acogió, entre otros personajes insignes, al rey Carlos II “El Hechizado” en 1677, y al matrimonio real de Felipe V con su esposa María Luisa de Saboya, en 1702. Gustavo Adolfo Bécquer escenificó dos de sus relatos en el castillo. Así mismo, la que fuera esposa de Antonio Machado, Leonor Izquierdo, vio la primera luz de su vida en las dependencias de esta construcción, que, por aquel entonces, se usaba como cuartel de Guardia Civil. Era el 12 de junio de 1894.

En su Iglesia parroquial de San Pedro Apóstol; de carácter gótico destaca su pila bautismal de vaso troncocónico decorada con arcos de medio punto de finas columnillas y cimacios triangulares, sobre los que se dispone una orla de círculos secantes en relieve.

Ermita de la Virgen de la Llana: Data del siglo XVIII y fue construido sobre uno anterior. Un bonito paseo de césped escoltado por un arbolado, conduce hasta la ermita. Su fachada está rematada con una espadaña que cobija dos campanas.  En su interior se guarda la imagen de la Virgen de La Llana, del siglo XII, más de un metro de altura y realizada en madera policromada.

Arcos de Jalón

Arcos de Jalón

En el suroeste de la provincia orientando las aguas que riegan sus tierras a la vertiente del Ebro, la localidad de Arcos toma el apellido de un río, el Jalón, que tiene sus fuentes a los pies del monte llamado Agudillo en la sierra Ministra, unos pocos kilómetros al sureste.

El Jalón llanea y se encaja encañonado entre Lodares y Somaén para entrar en Aragón convertido en uno de los tributarios que más aporta al río del que es gregario. Recorre geologías terciarias de suaves elevaciones y pequeños valles excavados por los ríos y arroyos de la zona, y alguna laguna estacional como la de Judes.

Dos espacios naturales incluidos en la Red Natura 2000 definen por el sur estas tierras de sabinas albares y páramos que recorre el GR 86: los Sabinares del Jalón y el Páramo de Layna, y entre ellos campos de cereal y pastizales habitados por pequeños mamíferos y aves esteparias, alguna de ellas de gran importancia ornitológica como la Alondra de Dupont.

Estamos en la vía natural de comunicación entre la meseta y el valle del Ebro transitada y elegida como lugar de asentamiento por los pobladores y culturas que a lo largo de la historia han habitado el norte peninsular y dejado su impronta y testimonio en esta región.

Se han identificado en el entorno yacimientos arqueológicos de grupos itinerantes o estables desde el Paleolítico hasta las culturas del Campaniforme, del Bronce y del Hierro. Arcobrigenses es el gentilicio de los vecinos de Arcos, que algo tuvieron que ver con la Arcobriga celtíbera, localizada a muy pocos kilómetros de aquí. 

Por este territorio discurría, siguiendo el valle del Jalón, la calzada romana XXIV del Itinerario de Antonio entre Emérita Augusta y Cesaraugusta.

Algunos hallazgos hablan de la presencia del mundo visigodo, formó parte de la Marca Media en época califal, tierras de frontera y cabalgadas del Cid y punta de lanza en el avance hacia el sur de los reinos cristianos y de sus lizas territoriales en La Raya. De ello nos habla un castillo enclavado en lo más elevado de la villa que incorpora en su fábrica hiladas de ladrillo entre la mampostería, y la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora que conserva entre sus muros rasgos estilísticos del Gótico, del Renacimiento y del Barroco.

Con la llegada del ferrocarril a finales del siglo XIX la localidad se convirtió en un importante punto de comunicaciones y depósito de locomotoras.  En la estación se conserva una de las escasas locomotoras de vapor fabricadas en España.

Berlanga de Duero

Berlanga de Duero

La villa de Berlanga de Duero está declarada Conjunto Histórico-Monumental y tiene un patrimonio monumental envidiable. Su origen es celtibérico y luego romano. Su nombre proviene del asentamiento romano "Augusta Valeránica". Durante la Alta Edad Media jugó un importante papel en la famosa línea fronteriza del Duero -como San Esteban de Gormaz, Osma, Gormaz, y Medinaceli- entre cristianos y musulmanes.

Entre su rico patrimonio cabe destacar el castillo, actualmente en ruinas, que data del siglo XV, si bien, fue construido sobre una fortaleza musulmana del siglo X de la que no se conservan restos. Está formado por gruesos muros que rodean la torre del homenaje.
En la actualidad, el interior del castillo está dividido en dos patios. Uno junto a la entrada principal y el otro, en el que se localizan el pozo y el aljibe, donde se desarrollaría la zona palacial con una galería porticada de columnas góticas.
Un segundo recinto corresponde a una muralla levantada alrededor del castillo medieval, construida conforme a la traza renacentista que aún mejora el carácter de protección del palacio que se erigirá a sus pies.

La colegiata de Santa María del Mercado de estilo Gótico-renacentista fue construida en cuatro años (1526-1530) por el arquitecto Juan de Rasines. Su planta consta de tres naves centrales elevadísimas y crucero; fuertes columnas cilíndricas sostienen las bóvedas, de rica tracería.
Esta Colegiata fue un ejemplo a seguir para muchas otras iglesias por su concepto del espacio y por la pureza de sus líneas. La capilla mayor, en planta de Cruz griega, está acompañada por ocho capillas cerradas con crucería simple, destacando la de los Coria, de planta octogonal, y el sepulcro central de los Bravo de Laguna, renacentista.
Destacan los retablos y tallas de las capillas de Santa Ana y de los Coria de los siglos XV y XVI respectivamente. El Altar Mayor está presidido por la talla de Nuestra Señora del Mercado, escultura tardorrománica del siglo XII. En uno de los muros permanece colgado un cocodrilo disecado que fue traído a Berlanga por Fray Tomás desde las Islas Galápagos descubiertas por él.

En la falda del Castillo aparece la fachada principal del que fue palacio de los Marqueses (S.XVI) de Berlanga. Hoy convertido en un Edificio multifuncional que integra oficina de turismo, centro de interpretación y un mirador desde el que se divisa toda la localidad

El Centro de Interpretación de San Baudelio ofrece al visitante una información completa y variada de la Ermita mozárabe de San Baudelio, situada en la cercana Casillas de Berlanga.
Este Centro de Interpretación, ubicado en el antiguo matadero de Berlanga de Duero, cuenta con paneles explicativos, audiovisual, maqueta de la ermita y una gran foto de la palmera; además también dispone de una última zona con actividades didácticas e imágenes de la provincia y la comarca que ayudan al visitante a conocer la historia, la arquitectura, las pinturas y el entorno de la Ermita de San Baudelio.

El personaje más ilustre del pueblo fue Fray Tomás de Berlanga, Obispo de Panamá, introductor en América del plátano africano y descubridor del archipiélago de Colón o de los Galápagos. Fue nombrado por Carlos I árbitro entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro, para determinar sus respectivas gobernaciones. 

Calatañazor

Calatañazor

La tradición sostiene que "En Calatañazor perdió Almanzor el tambor", que es tanto como decir que perdió su talismán de imbatible y que resultó derrotado.

La vía de acceso es la N-122 de Soria a Valladolid, a 25 Km de Soria se toma el desvío por la SO-P_5026. La distancia desde la capital es de 33 Km.

Esta pequeña villa, que parece haber sido olvidada por la evolución histórica, se alza en la cima de una roca que domina la vega del río Abión. Villa de intensa historia fronteriza, en un entorno privilegiado de bellos entornos naturales, que tiene su máximo exponente en su sabinar.

Sus empinadas calles de trazado medieval y sus humildes casas  fabricadas con entramado de madera de sabina, encestado de ramas con barro, adobe o en el mejor caso de ladrillo, configuran el aspecto medieval formando un conjunto armónico de gran belleza. 

En los alrededores se localizan los restos de Voluce, asentamiento celtibérico cargado de historia y de leyenda.

Del antiguo castillo se conserva un lienzo y la cimentación de las paredes del patio de armas. Desde él se puede contemplar la extensa llanura hoy llamada "Valle de la Sangre".

Además de su casco urbano destaca su iglesia románica Ntra. Señora del Castillo. A la salida del pueblo está la ermita de la Soledad, también románica con puerta sin tímpano.

Covaleda

Covaleda

El término municipal de Covaleda se encuentra entre las estribaciones de la Sierra de Urbión y las de la Sierra de Resomo, dentro del partido judicial de Soria, en la comarca de la Sierra Norte de Pinares, provincia de Soria. La altura media sobre el nivel del mar es de 1.214 metros y la distancia a la capital de provincia es de 50 kilómetros.

Covaleda es un pueblo próspero y bien cuidado, con construcciones recientes, pues sufrió un incendio a principios del siglo XX (año 1923) en el que desaparecieron casi todas las casonas antiguas. Está bañado por el Duero, cuyo paso es aprovechado por dos meritorios puentes, el de Soria y el de Santo Domingo, para unir sus orillas. En cuanto a la arquitectura local, destacar la iglesia gótica de San Quirico y Santa Julita.

Esta localidad pinariega abre un abanico infinito de sendas y rincones por los densos bosques y sierras que la circundan. Montes que esconden parajes como Ambas Cuerdas, Bocalprado, Tejeros o la Piedra Andadera a la que basta empujar con una mano para mover su tonelaje por una extraña ley física, así como el pino más grande de toda la comarca de pinares denominado Pino Rey que se encuentra en la senda de los abuelos del bosque, por la concentración de pinos milenarios que hay en esa zona.

El Burgo de osma

El Burgo de osma

Los orígenes de El Burgo de Osma se remontan al primitivo asentamiento arévaco de Uxama, enclave que, siglos después, sería sometido bajo la jurisdicción romana.

La formación del núcleo actual de El Burgo de Osma se fraguó a partir del año 1101, cuando el obispo Pedro de Bourges (San Pedro de Osma) eligió como sede catedralicia un monasterio ubicado junto al río Ucero, hecho que favoreció el florecimiento de un próspero burgo de comerciantes y artesanos. Esta situación privilegiada se prolongaría durante siglos, llegando en época renacentista a poseer un centro universitario.

El Burgo de Osma, antigua y monumental ciudad episcopal, se sitúa al pie del río Ucero y ofrece uno de los recintos medievales mejor conservados de toda la provincia soriana. No en vano, la ciudad ha sido declarada Conjunto Histórico-Artístico.

Plaza Mayor. Barroca del XVIII y de planta cuadrada alberga el magnífico edificio del Hospital de San Agustín en uno de sus extremos, en el otro la Casa Consistorial y en los lados típicas casas castellanas con soportales, es el centro neurálgico de la vida cultural y social de la villa burgense.

 

Fuensaúco

Fuensaúco

Pequeño núcleo urbano cercano a Soria en dirección a Ágreda. Prototipo de muchos pueblos de nuestra comunidad. En invierno son muy pocos sus vecinos, pero cuando llega el buen tiempo y sobre todo en el verano la población se multiplica. Cuenta con una asociación muy activa “La fragua” que aglutina a todos los habitantes, y que desarrolla innumerables actividades, entre las que destacan sus conciertos de música clásica cada verano en la la iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles, del siglo XIII, declarada Monumento Nacional, y que es considerada una de las joyas del románico provincial.

Es una iglesia-fortaleza almenada, con paso de ronda y atractiva espadaña. La puerta del muro norte da paso a una escalera de caracol próxima a la espadaña, lleva al paso de ronda situado en la techumbre del edificio. Se conserva su pila bautismal románica a los pies de la nave. En su portada exterior capiteles con motivos vegetales e historiados, monstruos alados con cola de gusano "entrelazados" por serpientes y más personajes cara al espectador con algo en sus manos y un ángel.

Jubera

Jubera

Jubera es una villa localizada en el sur de Soria con una población de ocho habitantes. Enclavada en el paraje pintoresco de las Hoces del Jalón tras su paso por Medinaceli cuenta con un pasado histórico artístico de gran significación para el conocimiento de nuestra cultura. Jubera siempre ha sido un lugar de tránsito y comunicación contando con el trazado de una calzada romana, caminos reales y actuales carreteras y rutas de turismo con la del Mío Cid por tierras Sorianas.

En su término municipal destacan importantes yacimientos arqueológicos desde época romana, el pasado musulmán medieval  y la reconquista cristiana donde queda de testimonio el castillo roquero que dominó el valle. Este bastión tuvo una gran presencia en la frontera entre Aragón y Castilla desde su compra por el obispado de Sigüenza, y durante toda la Edad Moderna  siendo residencia de los alcaides de la fortaleza y del santero que cuidaba  la ermita de Nuestra Señora de los Mártires.

El actual pueblo es una construcción única en Castilla y León por su urbanismo, al contar con un trazado hipodámico de manzanas creado en 1781 por el patrocinio del Obispo seguntino D. Juan Díaz de la Guerra, del que se conserva su escudo en la fachada del bloque de viviendas de la Plaza Mayor. El plan arquitectónico  está compuesto por 24 viviendas para vecinos en dos manzanas cuadrangulares, fueron ocupadas  por los colonos  a los que posteriormente fueron  vendidas junto con los terrenos para el aprovechamiento agrícola del municipio, también creó   un inmueble en forma de L  dedicado a  posada,  casa del párroco y autoridades.  Es  de porte mucho mayor y con  más ornamento constructivo.

Al lado construyó  otro de grandes dimensiones con puertas de acceso de cuatro por cuatro metros de luz para albergar a las caballerías y las galeras que realizaban el transporte de mercancías y de viajeros que pasaban por el Camino  Real de Madrid – Zaragoza –Barcelona, el  coste de este camino fue sufragado   por el Obispo de Sigüenza a cambio del establecimiento del portazgo en el cual tenían que pagar el peaje tanto los viajeros como las mercancías.

 En la plazuela construyó un  edificio administrativo para la Alcaldía , cárcel y escuelas y por último una construcción para el  horno comunal que a la vez servía como frontón  en la plaza Mayor, actualmente  recuperado  como local tradicional  que sirve como  de disfrute de toda la población.

Esta distribución única, en composición y  estructura tiene  viviendas de hasta cinco pisos de altura, se adapta perfectamente a la ladera de la solana del valle en frente a la cual se puede disfrutar de un centenario monte de encinas, quejigos y espinos entre los cuales destaca una encina de grandes dimensiones  denominada  “La  Chaparra de la Virgen”  a la cual dos hombres  no pueden abrazar su perímetro.

Medinaceli

Medinaceli

Medinaceli está declarada Conjunto Histórico Artístico. Ganadora del Premio Municipio Turístico de la Provincia de Soria en dos ocasiones. Su patrimonio es vasto: celtas, romanos, cristianos y árabes dejaron sus huellas en esta villa. Aconsejamos al viajero que callejee por sus estrechas calles y se deje trasladar a épocas pasadas.

No obstante, nos permitimos proponer un recorrido:

ARCO ROMANO
Es el único arco romano de triple arcada que se conserva en la península.Su construcción data del siglo I d.C.

Desde este punto la panorámica es excelente. Puede contemplarse el cerro de la Villa Vieja, el cidiano valle del Arbuxuelo y el del Jalón; también las salinas.

CASTILLO
La estratégica situación de Medinaceli, hizo que todas las civilizaciones tuvieran gran interés por ella. El primitivo asentamiento celtíbero pasó a manos de los romanos, árabes y cristianos después.  Aragoneses, castellanos y navarros se la disputaron a finales del Medievo.
El actual castillo de Medinaceli aprovecharía para su construcción la ubicación y estructuras de la Alcazaba árabe. Erigido posiblemente en el siglo XIV por los primeros Condes de Medinaceli, reforzaba las defensas del enclave amurallado.

MURALLA
Los arranques de esta construcción defensiva se entrelazan con la cimentación del arco, y desde aquí, bordean el perímetro de la plataforma en que se asienta Medinaceli.
En algunos tramos pueden verse los típicos sillares lisos de grandes dimensiones de las murallas diseñadas por los maestros de obra romanos.
El arco y los 2.400 metros de murallas que cerraban la urbe, constituían un conjunto defensivo inexpugnable para los enemigos de Roma y de esta ciudad.
La dominación árabe supuso también la reutilización y reconstrucción de las defensas de la ciudad por orden de Abderramán III.
Lo mismo hicieron los ocupantes de los reinos hispanos. En el siglo XII de nuevo se dotó de funcionalidad al conjunto defensivo y sus estructuras.

PUERTA ÁRABE
De los cuatro accesos murados que tuvo la ciudad, este es  el único, junto al Arco Romano, que permanece en pie.
El reducido tamaño de su vano se debe a razones defensivas. Las puertas de las murallas eran las partes más vulnerables y cuanto menor era su vano más fácil era su defensa.
El origen de esta puerta, a pesar de su nombre, no es árabe. Sus cimientos son romanos y en lugar del arco apuntado de tipo gótico mudéjar,  que hoy vemos, pudo existir uno de medio punto o de herradura.
Esta puerta también recibe el nombre del Mercado, ya que era uno de los accesos más frecuentados a la villa, y por aquí se instalaban y exponían sus géneros los comerciantes en los días de mercado.

ERMITA BEATO JULIÁN DE SAN AGUSTÍN
La ermita del Beato Julián es una sencilla construcción levantada entre 1841 y 1845 a costa del Ayuntamiento y los vecinos de la villa de Medinaceli. Se edificó en el mismo lugar que ocupaba su casa natal y en el que previamente se había construido una pequeña capilla.
Se custodian aquí, los restos del Beato en un arca y un relicario de plata, donado por la familia ducal en 1826.
Lope de Vega escribió pensando en él, la comedia "El saber por no saber y la vida de San Julián de Alcalá de Henares".

COLEGIATA NTRA. SRA. DE LA ASUNCIÓN
Esta villa contaba a finales del siglo XV con doce parroquias, a buen seguro románicas, en torno a las que se repobló una vez reconquistada. El Duque solicitó al Vaticano la unión de todas las parroquiales en una sola, la de Santa María. Ésta se convertiría en Colegiata, siendo el resto demolidas y todas sus rentas agrupadas en ella.
Estamos ante un edificio de estilo gótico tardío.
Tras la reja del Altar Mayor se expone una hermosa talla del Santísimo Cristo de Medinaceli del siglo XVI en madera policromada, donada por los Duques y muy venerada en la localidad.

PLAZA MAYOR
Esta amplia plaza castellana cerrada, porticada y de forma casi pentagonal, aparece escoltada por edificios notables.
En este espacio de equilibrio arquitectónico destacan dos edificios, la Casa del Concejo - Alhóndiga y el Palacio Ducal.
En esta Plaza todos los años el sábado más cercano al 13 de noviembre, se celebra uno de los ritos más ancestrales y singulares de la geografía hispana, el Toro Júbilo. Fiesta y rito atávico que vincula toro y fuego.

CASA DE CONCEJO, ALHÓNDIGA Y PALACIO DE LOS DUQUES DE MEDINACELI
La primera es una de las construcciones más singulares de la villa. En la planta alta se reunía el Concejo y la baja se destinaba a Alhóndiga, o lo que es lo mismo, almacén y centro de transacciones comerciales de grano y otros productos comestibles. Es una construcción del siglo XVI con dos plantas de arquería en su fachada exterior, ambas de cuatro arcos.
El Palacio de los Duques de Medinaceli, Bien de Interés Cultural desde 1979, ocupa el lado norte de la Plaza. Se trata de un edificio de estética renacentista construido entre los siglos XVI y XVII en base a los principios de simetría, sobriedad y elegancia.

BEATERIO DE SAN ROMÁN-SINAGOGA
Algunos historiadores ubican la mezquita de medina salim en este edificio, otros que fue la sinagoga por encontrarse en el barrio judío y posteriormente acogió una comunidad de monjas adineradas con flexibles normas de vida en comunidad. Y finalmente fueron jerónimas hasta la segunda mitad del siglo XX.
En el exterior la piedra es el material de su fábrica.

NEVERO MEDIEVAL
Ubicado en la zona norte de la localidad, posiblemente de época árabe se dedicaba al almacenamiento y conservación de la nieve en invierno, para su uso durante la estación cálida.

Morón de Almazán

Morón de Almazán

El conjunto artístico más notable de la villa es la Plaza Mayor, una de las más bonitas de la provincia.

Escalonados todos los monumentos, Concejo, Palacio e Iglesia, sorprende su composición arquitectónica por su equilibrio y armonía.
En el nivel inferior, la antigua casa consistorial, el Concejo del S. XV.
A continuación, el Palacio, obra de principios del S. XVI encargada por Juan Hurtado de Mendoza y su esposa Leonor del Río. En la fachada, de buena sillería, sobresale la decoración que enmarca el blasón familiar: Mendoza - Ríos y Salcedo.  Actualmente el edificio se ha rehabilitado y es sede del Museo Provincial del Traje Popular.
Desde lo alto, contemplando el conjunto, la torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, una de las muestras más sobresalientes del plateresco soriano (S. XV-XVI).
En el centro de la plaza, articulando la escalinata y sentando jurisdicción, el Rollo, de principios del S.XVI.
Asimismo dispone de un campo de golf de 9 hoyos diseñado por Manuel Piñero.

San Esteban de Gormaz

San Esteban de Gormaz

San Esteban de Gormaz recibe con el olor húmedo y orillado del Duero. Es villa declarada Conjunto Histórico-Artístico y un fuerte aroma a Medievo se desprende de sus calles entrelazadas por los restos del lienzo amurallado.

La fortaleza estratégica jugó un papel fundamental en aquél tira y afloja entre árabes y cristianos. La cuna del románico soriano.

Sobre la ladera en la que creció San Esteban de Gormaz se han anudado grabados rupestres en la Cueva de las Salinas, muestras celtíbero-romanas -entre ellas una treintena de inscripciones latinas y tres fragmentos de un relieve militar imperial-, y un enclave en la lucha castellana y musulmana que la convirtió en Puerta de Castilla soberbia e imprescindible.

Dos castillos y una fortaleza amurallada dominan aquel tiempo en el que la frontera estuvo aquí, antes de que el límite se alejara y el Cid caminara su Destierro por los caminos sorianos.

Fue en ese mismo siglo XI, después de varios siglos de sangrientas y continuas luchas, cuando los cristianos ocuparon definitivamente esta plaza que había pasado de unas manos a otras bajo la atenta mirada de la fortaleza árabe.

San Pedro Manrique

San Pedro Manrique

 La villa de San Pedro Manrique tiene en la vida sus antiguas tradiciones. Uno de los acontecimientos culturales de más renombre es el ‘Paso del fuego’ de San Pedro Manrique, declarado fiesta de interés turístico nacional, que se celebra los días 23 y 24 de junio, víspera de la Noche de San Juan. A los pies de la portada de la Ermita de la Virgen de la Peña, los vecinos atraviesan descalzos y con una persona a cuestas las brasas extendidas de una hoguera.

Las calles de San Pedro son estrechas, empinadas en gran parte, y hay en ellas bastantes casas con voladizos y entramados, de las que se hacían en los siglos XVI y XVII. 

De su Castillo, situado en una colina al norte de la población, tan solo se conservan tres puertas de las cinco originarias y dos torres.

Otros monumentos de interés son:

La Iglesia de San Martín de Tours, de tres naves, con sobrias bóvedas de arista sostenidas por seis pilares octogonales. En recientes obras de acondicionamiento han aparecido restos románicos correspondientes al templo primitivo. Conserva un excelente calvario de estilo gótico del XII o principios del XIII. El retablo del Altar Mayor, del siglo XVIII, es barroco y en un lateral está el dedicado a la Inmaculada que procede de la iglesia de San Miguel, hoy arruinada.

Y la Ruinas románicas de San Pedro el Viejo: Fue un antiguo monasterio templario situado en un cerro a escasa distancia del pueblo.

Santa María de Huerta

Santa María de Huerta

Es un pueblo surgido a la sombra del monasterio cisterciense, el único de la provincia soriana, en él habita una comunidad de monjes Bernardos. El monasterio capitaliza el interés histórico-artístico del pueblo. La sala de conversos es románica; la iglesia protogótica o tardo-románica; la planta baja del Claustro de los Caballeros es gótica, como lo es su extraordinario refectorio, mientras que la planta alta, con una iconografía perfectamente labrada, es plateresca. Además, existe un sobrio claustro herreriano.

Yanguas

Yanguas

Desde la Sierra del Alba, el río Cidacos desciende vertiginosamente encajándose en un valle que desde las altas cotas del puerto de Oncala, transita por las Tierras Altas de Soria, donde los dinosaurios dejaron impresas sus huellas, para comparecer ante la villa de Yanguas y llevar las aguas sorianas al Ebro en tierras de La Rioja.
Los valores ambientales de este río y sus afluentes integrados en la Red Natura incluyen un espectacular paisaje de montaña y valles encajados; de bancales cerealistas y huertas de ribera entre sauces, fresnos, alamedas, hayedos y acebedas; de aldeas asidas a las laderas y ermitas en lo más alto custodiando el horizonte.

Calles empinadas y empedradas, plazas, soportales, casas blasonadas, viviendas tradicionales, el castillo y la muralla, los miradores al valle y un interesante catálogo de bienes culturales, hacen de Yanguas un lugar de especial interés turístico-cultural.

Destacan la iglesia parroquial de San Lorenzo en el casco urbano y extramuros la de Santa María y la que fue iglesia y legó como único testigo la torre de San Miguel.

Patrocinado por
El pueblo más bello 2017

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen