Hasta 1000 Habitantes de 1.000 a 10.000

Guisando y Burgohondo son los más votados en El Pueblo más Bello de Ávila y optarán a ser el pueblo más bello de Castilla y León. Podrás volver a votar por ellos a partir de octubre.

Burgohondo

Burgohondo

Burgohondo tiene una situación geográfica inmejorable: como su propio nombre indica, nuestra localidad está situada en un hondo a espaldas de la Sierra Umbría, en uno de los mejores entornos naturales para la práctica del senderismo durante todo el año.

El cauce del río configura una gran diversidad de paisajes, recogiendo las aguas de una infinidad de gargantas con impresionantes cascadas, que vierten sus aguas en nuestro preciado río Alberche. Entorno a estos pequeños arroyos organizaron su vida nuestros antepasados, dejándonos como herencia unos pintorescos “barrios o casillas” como imagen viva de las costumbres y formas de vida de nuestros abuelos, en un pasado no tan lejano.

Las aguas alberchinas son también escenario de disfrute para nuestras gentes y visitantes, con sus zonas de baño habilitadas para el verano; la práctica de piragüismo, etc. Pero también esconden rincones inexplorados que invitan a recrearse del sosiego y la privacidad que éstos ofrecen.

Durante todo el año, las fiestas populares y religiosas son protagonistas de la vida burgohondeña: fiestas con sabor a tradición y costumbres; el mismo sabor a “pueblo” de antaño, que invitan al visitante a compartir la alegría festiva de un pueblo, disfrutando del folklore, la música, las procesiones, el teatro, los toros y, en definitiva, del gran número de actos organizados en estos festejos.

Cuenta con un interesante Conjunto Histórico Artístico donde destacan monumentos como ;El monasterio de Santa María (siglo XII) y La ermita de los Judios (siglo XV).

Por todo ello, os invitamos a visitar Burgohondo en cualquier época del año: estamos seguros de que os iréis con un buen sabor de boca.

Guisando

Guisando

Guisando está Incluido en el Parque Regional de Gredos, es el lugar de acceso natural hacia Los Galayos y La Mira.

Rodeado de pinares, Guisando es un magnífico ejemplo de armonización de las relaciones entre el espacio urbano y el espacio natural, motivo por el que la villa fue declarada Bien de Interés Cultural el 23 de abril de 1976 como conjunto histórico.

La arquitectura tradicional hace de Guisando un lugar para sentir, un lugar para vivir en armonía con la naturaleza.

Guisando es un pueblo de carácter compacto, amontonado. Las casas se unen unas a otras por sus medianiles, sin planificación previa, formando manzanas o barrios irregulares separados entre sí por callejuelas estrechas y sinuosas que se adaptan a la topografía del terreno y se cruzan y entrecruzan formando pequeñas plazuelas con encanto, en algunas de las cuales hay aún poyos de piedra, el asiento tradicional, junto con la citarilla, de los lugares públicos.

En algunos casos el entramado de las casas vuela sobre la planta baja formando llamativos y característicos voladizos; en otros se construyen balcones corridos o balconadas apoyadas en ménsulas de piedra o de madera, con barandas de madera, desde las que se mira a la calle.

El resultado es un conjunto dotado de gran singularidad, de gran plasticidad y de un atractivo dinamismo.

Lugar apasionante y de gran atractivo para montañeros y escaladores. En la Casa del Parque El Risquillo existe un centro de interpretación de la naturaleza de la vertiente sur de la Sierra.

Adanero

Adanero

La iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora está declarada Bien de Interés Cultural y comparte el espacio de la plaza Mayor con el ayuntamiento y un grupo de viviendas de arquitectura tradicional. Es una delicia contemplar la belleza de sus  casonas de dos plantas con fachadas en ladrillo de rica decoración, y descubrir los blasones que se encuentran en algunas de ellas.

En Adanero hay que pasear sus calles y visitar otros rincones como La ermita de Jesús Nazareno, ubicada junto al cementerio, con una cúpula sobre tambor octogonal, el Palacio de los condes de Adanero, que compraron la jurisdicción de la villa en el siglo XVII, y del que destaca la magnífica portada clasicista labrada en piedra de granito sobre la que campea el escudo de los condes; o la torre del telégrafo óptico, restaurada en el año 2005, que formó parte de la línea telegráfica de Castilla, Madrid-Irún.

Bonilla de la Sierra

Bonilla de la Sierra

Bonilla de La Sierra, villa declarada conjunto histórico monumental, es “el asombro del viajero”.

En su término municipal, que se prolonga extrañamente hacia el norte hasta limitar con Pascualcobo, se encuentran las localidades de Cabezas de Bonilla y Pajarejos. Entre los tres pueblos suman 150 habitantes.

De origen medieval, la villa fue desde el año 1224, en que el papa Honorio III se la concedió al obispo de Ávila, cabeza de un señorío eclesiástico, perteneciente a los obispos abulenses.

Aquí residieron durante mucho tiempo algunos de ellos; aquí se celebró, en julio de 1384, el sínodo presidido por el obispo Diego de los Roeles, en que se aprobaron las Constituciones sinodales del obispado; aquí escribió y murió el obispo Alonso de Madrigal “El Tostado”.

Aún sigue siendo una villa de aspecto medieval con edificaciones de entramado, soportales, fachadas de mampostería de diversa configuración y una estructura urbana que yuxtapone una trama reticular y otra radiocéntrica.

Está rodeada por una muralla, las plazas convergen en una plaza porticada, al lado está la fortaleza, el rollo de jurisdicción y una iglesia monumental.

La plaza está delimitada por casas cuyas fachadas presentan el característico entramado castellano y pies derechos que sostienen soportales corridos.

La iglesia y colegiata de San Martín, construida en sillería de granito, destaca por la armonía, la proporción, la sobria elegancia y la sencillez en la decoración, los recios estribos con bolas en los pináculos, las rústicas gárgolas con figuras humanas y de animales y la crestería que corona los muros.

Situado en una hermosa zona de prados naturales se encuentran dos rincones de belleza entrañable: el antiguo lavadero, donde se esquilaban y lavaban las lanas de las merinas que subían en el mes de junio de Extremadura; y el molino de la Fuente del Corcho.

Cuevas del Valle

Cuevas del Valle

 

Situado en la comarca del Valle del Tiétar, dentro de un paisaje excepcional, integrado en el barranco de las 5 villas, se halla el municipio de CUEVAS DEL VALLE.
Pueblecito perteneciente al Parque Regional de la Sierra de Gredos, a 60 kms. de ávila, y 50 kms. de Talavera de la Reina, está perfectamente comunicado para disfrutar de su entorno de una belleza sorprendente.

Probablemente, su origen (siglo XV) está relacionado con el paso del Puerto del Pico, del cual se puede contemplar una calzada romana, cuyo trazado y vistosidad son únicos en la península ibérica. Se otorga el rango de Villa en 1695 por Carlos III.

El entorno rural de Cuevas del Valle, nos permite disfrutar de unas casas cuya arquitectura popular, se basa en una mampostería de piedra de granito en su planta inferior y un entramado de madera junto a adobes o ladrillos cara vista. 
 

 

El Barco de Ávila

El Barco de Ávila

El Barco de Ávila, situado en los límites de las provincias de Salamanca, Cáceres y Ávila, es la puerta abierta a Gredos y a los pueblos del Alto Tormes y del Aravalle, acceso a sus paisajes y a todas las posibilidades de ocio que ofrece esta Comarca del Tormes.

Declarado Conjunto Histórico-Artístico, ofrece al visitante numerosos monumentos, como: Castillo de Valdecorneja, Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora y su museo de arte sacro, Ermita del Stmo. Cristo del Caño, Capilla de San Pedro del Barco, Puerta del Ahorcado y restos de muralla, Puente románico, Puente de las Aceñas, Chaflán de la casa solariega de Pedro de la Gasca, además de otros edificios como el Cine Teatro Lagasca, Edificio Cultural, Edificio de la Carcel,…

Hoyos del Espino

Hoyos del Espino

Hoyos del Espino es una acogedora localidad de la provincia de Ávila, enclavada a 1.450 m. de altitud en pleno corazón del Parque Regional de la Sierra de Gredos. Cuenta con la principal puerta de acceso a la vertiente norte de dicho macizo, a través de la carretera de la Plataforma de Gredos, al inicio de la cual está situada la Casa del Parque “Pinos Cimeros”, uno de los Centros de Interpretación de la Naturaleza con los que cuenta el Parque Regional.

El municipio se encuentra rodeado de lugares que resultan irresistibles para los amantes de la naturaleza y la montaña. Está rodeado de extensos y bellos pinares, atravesados por el río Tormes, con parajes como “Las Chorreras”, o el “Área recreativa Puente del Duque” provista de piscina natural, merenderos y barbacoas.

Ofrece la posibilidad de realizar todo tipo de actividades, como micología, rutas de senderismo, ecuestres, en bicicleta, trekking, esquí de travesía, escalada, rapel, ornitología, tiro con arco, tirolina, pesca, caza, u observación astronómica.

Dotado de edificios típicos de la arquitectura tradicional de la zona, cuenta con un patrimonio arquitectónico en el que cabe destacar el Santuario de Nuestra Señora del Espino construido entre los siglos XV y XVII, y el hermoso Crucero gótico.

Mijares

Mijares

Llegar a Mijares desde cualquiera de las carreteras que circulan por esta localidad del Valle del Tiétar supone escalar hasta una abrupta zona plagada de vegetación, donde las viviendas parece que sobresalieran entre la inmensa arboleda.

Está flanqueada por los picos de la Centenera, el Cabezo y el Puerto de Mijares, a 1570 metros de altitud.

Mijares es un pueblo típico dotado de callejuelas empinadas y estrechas.

En el corazón del pueblo pueden verse hermosas balconadas de madera, siendo las construcciones antiguas realizadas en piedra granítica, construidas estas de un mismo modelo: planta baja, medio y sobrao.

Cuenta Mijares con infinidad de fuentes o “chorros” de agua, tanto en el casco urbano como en sus aledaños; y aún hoy se puede disfrutar contemplando los restos de los antiguos molinos y la antigua “Era”. Por ser Mijares un lugar donde abunda la piedra, contamos con unas grandes “lanchas” (impresionantes rocas que perduran el paso del tiempo), y en algunas viviendas particulares cuentan todavía con “cuevas” excavadas en la piedra.

Tenemos en el pueblo muchos y pintorescos lugares que son de interés. Podemos empezar por el Ayuntamiento, que se construyó  durante el reinado de  Carlos IV hacia el año 1792, y cuya fachada es la original, o la Iglesia dedicada a San Bartolomé Apóstol que empieza a construirse por 1602;  el Puente de los Tres Ojos, que es una mezcla de arquitectura tradicional y naturaleza; o el puente de La Nogalera.

Narrillos de San Leonardo

Narrillos de San Leonardo

Narrillos de San Leonardo se encuentra ubicado en el término municipal de Ávila.

De la poca documentación de la época que hace referencia a la historia y fundación de la villa de Narrillos de San Leonardo se extrae que formaba parte de los señoríos creados en Ávila tras la conquista de Toledo (finales siglo XI) y del movimiento repoblador que iniciaron los pueblos cristianos frente a los musulmanes.

En las cercanías del pueblo nos encontramos con restos de la Edad del Hierro y un verraco.

Los monumentos y lugares más destacados son: La iglesia de San Leonardo Mártir; la fuente de la iglesia con el pilón y el verraco situado al lado de la iglesia (Toro de Guisando fechado del S. XVI). En la plaza del pueblo se ubica la Fuente de los Tres Caños.

Desde los depósitos del agua en la zona alta del pueblo se pueden apreciar unas vistas magníficas del pueblo y de la cuidad de Ávila.

Navaluenga

Navaluenga

Navaluenga está situada al norte del Macizo Oriental de Gredos y al sur de las Parameras, en el fondo del valle, junto al cauce del Alberche, antes de que el río entre en el embalse del Burguillo, entre huertos, prados, encinas, robledos y pinares.


Es un pueblo de clima suave y de rica vegetación con importantes recursos naturales.

El río Alberche, el puente sobre el río, las piscinas naturales y el campo de golf construido en la ribera ofrecen muchos atractivos para el ocio, las actividades en la naturaleza y el descanso.

Navaquesera

Navaquesera

Navaquesera (Ávila), situado a 1.509m de altitud. 

Es un pueblo muy pequeño de la provincia de Ávila, con solo 24 personas empadronadas, pero a la vez es un pueblo con encanto, por sus vistas y sus gentes.

Pedro Bernardo

Pedro Bernardo

Pedro Bernardo está situado en el Valle del Tiétar, en la vertiente meridional de la Sierra de la Abantera, en las estribaciones del Macizo Oriental de Gredos. Dista 105 km de Ávila, 40 km de Talavera de la Reina y 123 km de Madrid.

Colgado en la ladera, rodeado de bosques de pinos y bancales, ofrece la imagen de un sistema urbano escalonado o en cascada, con casas de arquitectura tradicional, tanto de piedra como de entramado, perfectamente conservadas, las fachadas generalmente orientadas al mediodía, con gran unidad formal que otorgan al conjunto un atractivo valor paisajístico.

Se le conoce con el nombre de “el balcón de El Tiétar”. En 1977 se inició la incoación del expediente de declaración de bien de interés cultural en la categoría de conjunto histórico.

El pueblo surgió en la Edad Media con el nombre de “Nava de la Solana” y después, desde finales del siglo XIV, ya con el nombre de Pedro Bernardo, hasta el siglo XVII, en que adquirió su propia carta de villazgo, estuvo subordinado a la jurisdicción de la villa de Mombeltrán.

Aún se pueden contemplar restos de algunos de los molinos que fueron utilizados durante algún tiempo como batanes.

Un busto erigido a la entrada del pueblo, en un bello jardín que ofrece una espléndida panorámica del valle del Tiétar, recuerda que Pedro Bernardo tiene el honor de haber sido el lugar de nacimiento del eminente científico Arturo Duperier.

Riofrío

Riofrío

En pleno Valle de Amblés, la localidad está ubicada entre montañas y por él pasa el río Mayor, afluente del Adaja. Se encuentra a una altitud de 1182 metros sobre el nivel del mar.2 3 Las localidades más próximas son Mironcillo y Aldea del Rey Niño.

Cuenta con una extensión de 66 kilómetros cuadrados, pese a lo que acoge una población que no supera los 300 habitantes en invierno. Cuenta con parajes como "La Najarra" o "La Balsa", consistente en una antigua fábrica de electricidad, que se ha aprovechado como embalse para el regadío, así como para el ocio de vecinos y veraneantes en los meses de verano.

Diferentes atalayas rodean el núcleo principal de población del municipio, que mantuvo una población en torno al millar de personas hasta la década de los sesenta, en que tiene lugar una avalancha migratoria entre pueblos y ciudades españoles y con relación al extranjero (véase Alemania). Desde entonces no ha dejado de perder población, aunque todos los veranos la cifra de residentes supera con creces ese millar de personas. Sus fiestas son muy concurridas, sobre todo por vecinos de pueblos vecinos.

El municipio cuenta con dos localidades además de la homónima, los anejos de Cabañas y Escalonilla, y su economía es, fundamentalmente, agrícola y ganadera. Riofrío atrae, especialmente en periodo estival, a muchos emigrantes que, tras dejar el pueblo, residen en la capital abulense, Madrid y otras zonas más alejadas como Cataluña o el País Vasco. De ahí que exista en todo su casco urbano un gran número de segundas residencias.

Cabe reseñarse de esta localidad que acoge varios individuos de una especie en peligro de extinción y que en algunas zonas de la península se comienza a regenerar, como es el asno común, así como a numerosos reptiles y aves singulares, en los diversos montículos que rodean el municipio.

Un paseo para disfrutar de naturaleza y paisaje puede ser la visita a La Balsa, y los espacios que siguen a ésta en la ascensión por la ladera sur del valle.

La práctica deportiva, el senderismo y el disfrute de la naturaleza son algunas de las opciones que ofrece este municipio, cuya comunicación por carretera se ha visto mejorada recientemente, por la acción del Gobierno regional en la carretera autonómica de Navalmoral.

Villafranca de la Sierra

Villafranca de la Sierra

Villafranca de la Sierra tiene origen medieval. Rodeada del paisaje multicolor del valle del Corneja y la riqueza de los pastos de la Serrota y de la sierra de Villafranca.

Para proteger los pastos y el ganado se erigió en tiempos remotos la ermita de San Martín de Serrota.

La Plaza Mayor con sus casas blasonadas, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y los vestigios de su derruida fortaleza dan testimonio de un rico e interesante pasado histórico.

Pero además, Villafranca de la Sierra tiene otros rincones de gran belleza, como el molino de Villafranca, en el río Corneja,  formado por la vivienda del molinero, el molino, la cacera por la que viene el agua de la balsa del río, el cubo, que embalsa el agua y que materialmente entra en el molino y la rueda horizontal;  la ermita de San Antonio de Padua; los restos de la ermita de San Martín de Serrota; o la plaza de toros, construida en 1854 sobre el solar de la antigua fortaleza.

Patrocinado por
El pueblo más bello 2017

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen