El Pueblo más bello

Ampudia

Ampudia

Ampudia es un Municipio situado en el ángulo suroeste de la provincia de Palencia, cuyo enclave se encuentra dentro de la Comarca de Tierra de Campos. Los Montes Torozos penetran en su territorio, ofreciendo así un paisaje en el que contrastan las extensas llanuras y los pedregosos páramos.

Su larga historia conoció etapas de prosperidad en el pasado, que nos han dejado un amplio legado patrimonial.

Ampudia fue declarada Conjunto Histórico Artístico en 1965, además de obtener el Premio C de Turismo en 1991 y el Premio Provincial de Turismo 2002.

Se trata de un pequeño pueblo típicamente castellano, que aún guarda fielmente su antigua estructura, así como sus monumentos más representativos.

La Colegiata de San Miguel, conocida popularmente como la “Giralda de Campos”, es junto con el Castillo, uno de los edificios más emblemáticos de la localidad. De estilo gótico renacentista, su construcción comenzó en el siglo XIII, culminando en el XVI. Su torre, obra de Juan Escalante, alcanza los 63 metros de altura.

En el interior del templo, junto con los diversos retablos, se puede contemplar una amplia muestra de imaginería y relieve, así como un impresionante órgano barroco situado en el coro del siglo XVII.

El Castillo de Ampudia, declarado Monumento Nacional en 1931, es una fortaleza señorial de estilo gótico, construida en el siglo XV. Considerado el más importante de la provincia de Palencia, en su interior se desarrollaron importantes acontecimientos históricos. En la actualidad, fruto de la labor coleccionista de Don Eugenio Fontaneda, alberga una amplia colección de antigüedades y objetos artísticos, distribuidos en las diversas salas: Arqueología, Arte Sacro, Juguetes, Armas y Aparatos Musicales, Farmacia, Etnografía y Artes Populares. 

El Museo de Arte Sacro se sitúa en la iglesia del Antiguo Convento de San Francisco, fundado en el siglo XVII por el Duque de Lerma. Su gran riqueza patrimonial, permite contemplar obras que datan desde el siglo XII al XVIII, y que están relacionadas con pintura, orfebrería, escultura y ornamentos litúrgicos pertenecientes a la Parroquia de Ampudia.

Las calles de Ampudia son una muestra de la arquitectura típica castellana. Sus casas, de dos alturas, son en su mayoría de adobe y ladrillo, y reposan sobre rústicos troncos de madera o columnas de piedra, formando así una estructura porticada que se mantiene en pie desde el siglo XVII (aunque algunos de los postes datan del siglo XIII).

La Iglesia de San Fructuoso, en Valoria del Alcor, ha sido declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento. Se trata de un excelente edificio románico de una sola nave, amplio espacio y gran presbiterio. Sus posibles orígenes datan del siglo XII o XIII, aunque se ha podido comprobar recientemente que lo que hasta ahora se creía que era un atrio adosado a la iglesia, es en realidad una iglesia anterior, muy probablemente prerrománica del siglo X.

Otro lugares de interés son:  la Ermita de Santiago, el Hospital de Nuestra Señora de La Clemencia, el Ayuntamiento situado en la antigua ermita de la Cruz, el Monasterio Cisterciense y la ermita de la Virgen de Aleonada, la ermita de la Virgen de Guadalupe, la Cañada Real y el chozo, en Valoria del Alcor. 

Brañosera

Brañosera

Brañosera está considerado el primer ayuntamiento de España, al serle concedido, en el año 824, la primera carta puebla que se otorgó en Castilla. Se trata de un pequeño pueblo enclavado en pleno corazón de la montaña palentina.

Sus sinuosas y angostas calles, protegidas a ambos flancos por edificaciones de piedra impermeable, cálida madera y pardas tejas, erigen su identidad. Este pequeño pueblo cuenta, además, con un alto valor medioambiental debido a su ubicación dentro del Parque Natural de las Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina y dominada por la Sierra Braña, Braña Vieja (al norte de la localidad se encuentra la estación de esquí de Alto Campoo), con una altitud entre 2.120 y 2.138 metros (Pico Valdecebollas), y regada por el río Rubagón.

Está rodeada de bosques de hayas, robles, acebo y tejo. Si alzamos la vista más allá del horizonte de los tejados de las casas, no observaremos nada más que naturaleza en estado puro. Cabe destacar su especie más emblemática, el oso pardo, en peligro de extinción y protegido, es un auténtico símbolo de esta población.

Cervatos de la Cueza

Cervatos de la Cueza

“¡¡¡Es tiempo para soñar!!! La historia dormita en los pequeños pueblos de la España eterna. Vivo en un pueblo en el que las personas se saludan si se cruzan por la calle y en el que todos conocen el nombre del vecino.”

Cervatos de la Cueza, provincia de Palencian, gigante por su aportación Sanmartiniana y por su vejez cargada de siglos.

A la vera del camino de Santiago en la N-120, se encuentra Cervatos de la Cueza, municipio Castellano–Leones con Raíces de tierras de Campos pero de corazón Español - Argentino. Corazón que late al mismo ritmo que los argentinos sin olvidar las raíces castellanas. Está en la provincia de Palencia y sería uno más de los lugares pequeños que apenas aparecen en el mapa geográfico y nunca en alguna referencia fuera de lo cotidiano, para aquellos que descienden de esta zona. Pero ocurre que en este pueblo, Cervatos de la Cueza, nació Juan de San Martín y Gómez el día 3 de febrero de 1728, padre de General José de San Martín que además de participar en importantes batallas contra Napoleón, construyó una de las más grandes epopeyas en Sudamérica, teniéndosele hoy como el Libertador de Argentina, Perú y Chile. Sin duda ha pasado a la historia como uno de los personajes más importantes del continente americano.

Hay varias construcciones con seña argentina y entre ellas “El museo del General San Martín” (Declarada Bien de Interés Cultural en el año 2000), casa típicamente castellana, dónde en su interior, en los rincones de cada una de sus habitaciones, se respira vida argentina.

Es un pueblo acogedor con mucha historia…La Casa-Museo del General San Martín, recién rehabilitada, la iglesia Colonial San Miguel y Santa Columba, la torre de San Miguel, el monumento a Juan de San Martín, sito en la plaza República Argentina, nuestra querida encina con historia, un espléndido y tranquilo parque donde merendar y pasar la tarde… Destaca la arquitectura religiosa de este municipio, especialmente la Iglesia Parroquial de San Miguel y Santa Columba. En el templo original se casaron los abuelos del General San Martín, héroe y libertador de Latinoamérica, así como se bautizó su padre a principios del siglo XVIII. Por desgracia en la postguerra el templo fue quemado y hoy en día sólo se conserva la torre original y una capilla construida posteriormente y terminada hace unos pocos años. Visita obligada merece esta torre de estilo mudéjar, así como su iglesia estilo colonial, construida con fondos argentinos, que deja la boca abierta a todo aquel turista y peregrino del camino de Santiago que se acerca hasta el municipio.

En el interior del templo se encuentra una talla de “Nuestra Señora de los Remedios”, policromada y de gran devoción por parte de los pastores, que crearon una cofradía en su honor y una talla de la Virgen “Nuestra Señora de Luján”.

De su espectacular Semana Santa, destaca la Procesión de Viernes Santo, está encabezada por una preciosa Cruz de plata llevada por un penitente, seguidamente la acompaña una gran cruz de madera llevada por dos hombres (Jesús el Nazareno y Simón el Cirineo), vestidos con dos túnicas oscuras, con largas pelucas y con los pies descalzos, acompañados por otras dos personas para taparles, con unas mantas, en las paradas de descanso.

Recorriendo toda la procesión, de un lado a otro, van los famosos y peculiares “Grillos”, que son penitentes vestidos con hábitos morados, sus caras cubiertas con unos capirotes y en los tobillos llevan los grilletes (que antiguamente se ponían a los presos) que al andar en el silencio de la noche hacen un ruido muy peculiar y llamativo (a los niños les da un poco de miedo) de ahí les viene el nombre de “Grillos”. También acompaña la procesión penitentes descalzos.

Todo ello envuelve una procesión diferente, sentida, muy emotiva y especial.

Durante el verano la localidad realiza diversos actos culturales, destacando sus fiestas patronales en honor a San Roque y San Roquillo, que tienen lugar el 16 y el 17 de agosto. Se trata de la fiesta mayor de la localidad en la que se celebra una eucaristía en honor a San Roque, que posteriormente procesiona por las calles de la localidad.

Junto a la fiesta del patrón, Cervatos de la Cueza honra a su patrona el segundo fin de semana de Octubre, con la advocación de Nuestra Señora la Virgen de los Remedios.

A tiro de piedra, en Quintanilla de la Cueza, pedanía de Cervatos, la espectacular villa romana “La Tejada” (Declarada Bien de Interés Cultural el 2 de octubre de 1995) y una preciosa iglesia que se está derrumbando.

Cervatos de la Cueza ofrece una paz y una tranquilidad envidiables para quienes sufren el estrés de la capital, aunque lo mejor son sin duda las gentes que lo habitan: unos vecinos hospitalarios, acogedores y de carácter abierto y agradable. Ellos hacen que el visitante sufra una especie de encantamiento desde que llega hasta que abandona Cervatos de la Cueza y sus pedanías, tras recorrer sus fuentes, manantiales, vegetación, todo lo que hace mágico nuestros pueblos.

La lección más importante que se aprende en este pueblo es que la felicidad no tiene que ver con el dinero. No tiene que ver con el bar “pijo” o el restaurante de moda. Sino que está en la gente con la que la compartes.

Herrera de Valdecañas

Herrera de Valdecañas

Herrera de Valdecañas se encuentra en la provincia de Palencia, dentro de la comarca del Cerrato, y cuenta con menos de 200 habitantes

El pueblo de Herrera ya es citado en el siglo XI, exactamente el 1 de enero de 1061 por el rey Alfonso VI de Castilla en el Fuero de Palenzuela y a la vez dotado por su hermano Sancho II.

Siglos más tarde pasó por él la reina Juana I de Castilla cuando iba en dirección de la villa de Torquemada a unos escasos 7km de esta misma localidad, aunque no se tiene constancia de que hubiese parado en el municipio de Herrera.

El 26 de abril de 1947 la iglesia parroquial de Herrera sufrió el derrumbe de su campanario y la mayor parte de una de las naves, más tarde se reconstruyó. Esta fue 7 años antes nombrada Bien de Interés Turístico Nacional, ya que consta de un magnífico retablo barroco en la nave central aunque el edificio sea de estilo gótico.

Esta localidad cuenta con bonitos parques naturales en los cuales se pueden observar diferentes tipos de animales, paisajes, etc. Destaca el Mirador de Herrera de Valdecañas a unos 3,5 Km del pueblo.

Lomas de Campos

Lomas de Campos

 El topónimo de “Lomas” proviene del latín “Lombas” con significado de altura alargada o loma, siendo la denominación “de Campos” un anexo localizador de la comarca palentina en la que se enclava nuestra localidad, en el interior de la meseta castellana y muy próxima a varias localidades del Camino de Santiago Francés a su paso por la provincia de Palencia. Según cifras oficiales cuenta con cincuenta y dos habitantes, un casco urbano estructurado en calle Alta y calle Baja, con una casa blasonada y palomares tradicionales de adobe y ladrillo, así como una llamativa barriada de bodegas, dispuestas en línea, en la parte más al sur.

La rehabilitada iglesia de San Cristóbal, del siglo XI, que se citaba ya en la más antigua estadística de la Diócesis Palentina del año 1.345, da testimonio no sólo de su pasado medieval cluniacense, constituyendo el límite meridional del dominio de la Abadía de Sahagún y del fuero eclesiástico en época de Alfonso VIII, sino más próximo a nosotros, del abnegado espíritu de superación de nuestras gentes que lograron, con tesón y mucho esfuerzo, recuperar de la ruina absoluta este lugar de culto en el año 2005.

Lomas “ofrece a la vista una hermosa y larga llanura” recogía el Diccionario Geografico Estadístico de España y Potugal y, si entonces, siglos XVIII y principios del XX, los ilustrados Sebastián Miñano y Pascual Madoz citaban que “desde la torre de la iglesia se contaban más de 23 pueblos”, con la Torre-Mirador, construcción de nueva planta inaugurada oficialmente en el año 2011, se ha ampliado la panorámica al horizonte de Castilla, con su extenso mar de campos de cereal y los nostálgicos palomares de adobe, su visión a las laboriosas tareas agrícolas de nuestras gentes y, principalmente, a las especies cinegéticas con las que convivimos desde tiempos inmemoriales, evocando un refrán popular que glosaba “la Torre de lomas por todos los sitios asoma”.

Resulta evidente la riqueza del patrimonio cultural y natural de la localidad, y el empeño de los pocos vecinos por resistir los avatares de la realidad de la Castilla de nuestros días. Así, invitamos a descubrir las fase de la famosa Batalla de Golpejera que se desarrolló en parte de nuestro término municipal, la ruta ornitológica de la Zepa nº 1 “Camino de Santiago” que enseña las avutardas en nuestros campos y los cernícalos primilla anidados en los muros de nuestra iglesia, la observación astronómica de la nítida bóveda celeste o la práctica de transmisiones de radio desde el pueblo.

Piedrasluengas

Piedrasluengas

Pertenece al Ayuntamiento de La Pernía, provincia de Palencia.

Es el pueblo más al norte de la provincia, a 4 km. del límite con Cantabria, en la carretera CL627. También es el que dista más de la capital, 135km.

En la actualidad todo el año hay cuatro casas abiertas donde viven 9 personas. La actividad de ganadería de vacuno de carne ocupa a dos de los vecinos, siendo los restantes pensionistas.

Su altitud, por encima de los 1.330 metros, le hace el pueblo donde más nieva de la provincia, permaneciendo aislado por carretera durante días en los últimos años (16 días en 2015).

Entre su orografía destaca la Peña Abismo o Vizmo (1.715 metros) y Peña Labra (“el baúl de Europa”), por encima de los 2.000 metros.

Desde el mirador que hay en el Alto del Puerto (1.355 metros de altitud) se tiene una de las mejores, sino la mejor, vista del Macizo de los Picos de Europa.

En mayo las praderías se llenan de narcisos o 'lirones'.

Revilla de Pomar

Revilla de Pomar

Situado al norte de la provincia de Palencia. Es un pueblo con mucho encanto, lleno de vida y en el que la mayor parte de su población es gente joven.

Se encuentra en una situación estratégica al borde del espacio natural del Páramo de la Lora, donde se pueden encontrar diferentes puntos de interés como Covalagua, Cueva de los Franceses, Canto Hito, Mirador de Valcabado o Pozo de los Lobos, un lugar donde poder pasar el día y disfrutar del buen ambiente.

Santibáñez de Resoba

Santibáñez de Resoba

Santibáñez de Resoba es un pequeño pueblo del Norte de Palencia, en la Montaña Palentina. Debido a la difícil orografía, el pueblo está construido en graderío, mientras que la Iglesia de San Cristóbal está apartada del resto del pueblo. Se encuentra al abrigo de las rocas calizas, protegido por Peña Escrita (1762msnm) y Santa Lucía (1854msnm).

El patrón de Santibáñez de Resoba es San Cristóbal, a quien está dedicada su iglesia, sencillo edificio de una sola nave con una rústica espadaña románica de finales del siglo XIII y con tres vanos de arco algo apuntado. Tiene el presbiterio cubierto con bóveda de crucería y el retablo mayor es barroco con una imagen de un Cristo crucificado del siglo XVII.

Un poco más arriba del pueblo, a unos 2km, parte la Ruta del Gigante del Valle Estrecho y un poco más arriba aún, el Alto de la Varga (1413msnm), que actúa como divisoria de la vertiente del Carrión y del Pisuerga y desde donde se pueden observar unas vistas de la zona maravillosas (Espigüete, Peña Redonda, Valle Estrecho, Peña Amaya, Alto Miranda...)

Se localiza en el corazón del llamado Valle Estrecho y forma parte del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre -Montaña Palentina.  Por sus alrededores podemos encontrar una gran diversidad faunística y florística, destacando por un lado la presencia animal del oso pardo, lobo ibérico, rebeco, gato montés, alimoche, buitre leonado... y por otro lado, la riqueza botánica con especies como hayas, robles, acebos, avellanos, aulagas, brezos....

Sotobañado y Priorato

Sotobañado y Priorato

Situado al norte de la provincia de Palencia, en la comarca del Boedo Ojeda, Sotobañado y Priorato es una pequeña localidad que cuenta con unos 150 habitantes, aunque este número se ve incrementado de forma notoria durante los fines de semana y, sobre todo, en la época estival.

Destaca la Plaza Mayor porticada, la iglesia de Nª Sª de la Asunción, templo románico de transición, del que sólo se conserva la Portada (s. XIII) y en su interior una pila bautismal  y una pila de agua bendita, ambas de la misma época, además de dos retablos barrocos del s. XVIII. El edificio actual data del siglo XVII. Cabe resaltar asimismo, la ermita de Nuestra Señora de los Milagros, situada en lo alto de una pequeña loma, y en la que cada 13 de mayo se dan cita feligreses del Valle del Boedo y pueblos colindantes  para honrar a su patrona. Esta ermita data del  siglo XVIII y guarda una talla gótica de la Virgen del siglo XIV. 

También merece la pena visitar el antiguo lavadero, recientemente rehabilitado, y el parque municipal que se encuentra rodeado de una abundante chopera, paseos, juegos infantiles, pista de frontenis y pista de bolos.

Pero si algo  caracteriza por encima de todo a este pueblo, es la cordialidad y hospitalidad con la que acoge a propios y extraños. En Sotobañado y Priorato podrás descansar, pasear por el campo disfrutando de su incomparable entorno junto al río Boedo o divertirte con los numerosos actos que se desarrollan a lo largo de todo el año, gracias a la capacidad de convivencia y carácter generoso de sus gentes.

Patrocinado por
El pueblo más bello 2018

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen