El Pueblo más bello

Ayllón

Ayllón

Este precioso pueblo de la provincia de Segovia, es una villa medieval que conserva en cada uno de sus edificios y rincones el encanto y  la historia viva de sus antepasados.

 La villa de Ayllón se encuentra en el extremo nordeste de la provincia de Segovia, asentada en las faldas de una rojiza colina y lindando con la provincia de Soria.

Al este se encuentra la Sierra a la que da nombre, la Sierra de Ayllón, coronada por el pico del Grado (1.613 m.) junto al cual pasa la carretera que une a esta Villa con la provincia de Guadalajara.

Ayllón está declarado Conjunto Histórico - Artístico de carácter nacional y ha obtenido varios premios, entre ellos en 1973 el primer premio del Concurso de Embellecimiento de Pueblos y el accésit del Primer Premio Nacional en 1974.

La Villa de Ayllón, desde que fue reconquistada, vio en sus calles a numerosos reyes: Alfonso VI, Alfonso VII, Alfonso VIII, Fernando III, Fernando IV, Juan II y ya en 1929, la infanta doña Isabel. 

El Arco medieval que da acceso al pueblo (el único que queda de los tres que tuvo el recinto amurallado de la villa) se encarga, como buen centinela, de dar la bienvenida a todo el que se acerca a Ayllón en busca de su historia y sus encantos.

Los escudos de la entrada de la villa (Arco), fueron construidos hacia mediados del siglo XVI por los marqueses Don Diego II López Pacheco y Doña Luisa Cabrera de Bobadilla.

De una belleza enorme, conserva los viejos soportales. En el centro de esta plaza se encuentra la fuente con cuatro caños, construida en el año 1892, de estilo romántico.

Según se relata, al llegar el IV centenario del descubrimiento de América, el Jefe del Gobierno que era D. Antonio Cánovas del Castillo acordó celebrar dicho acontecimiento solamente en aquellas Villas y ciudades que habían tenido estrecha relación con el Descubrimiento. Ayllón fue uno de los elegidos. Esa mejora fue la fuente de la Plaza Mayor en la que figura la fecha de 1892.

Cuéllar

Cuéllar

Cuéllar atesora un importante legado histórico a nivel patrimonial al ser uno de los municipios con mayores templos mudéjares y mejor conservados de toda la comunidad. Posee un castillo, propiedad de los Duques de Alburquerque donde se han vivido momentos importantes de la historia de Castilla.

Mantiene arraigadas muchas tradiciones y fiestas durante todo el año, como las Fiestas en Honor a la Virgen del Rosario en agosto, con la celebración de los encierros taurinos más antiguos de España con cinco siglos de historia. 

Una villa que merece ser descubierta gracias a su amplia actividad cultural y deportiva, y también gracias al atractivo turístico. Su castillo fue la primera fortaleza nacional en ofrecer un espectáculo teatralizado para narrar la historia de nuestros antepasados.

Real Sitio de San Ildefonso

Real Sitio de San Ildefonso

El Real Sitio de San Ildefonso se encuentra situado a 11 km de Segovia capital, al pie de las montañas del Sistema Central, que separa la provincia de Segovia de la de Madrid (ciudad de la que dista 76 kilómetros por el puerto de Navacerrada y 80 kilómetros por el túnel del puerto de Guadarrama).

Destacan entre sus monumentos el Palacio Real, sus jardines con sus fuentes, así como la Real Fábrica de Cristales (fábrica de vidrio de gran importancia histórico-monumental) que en la actualidad alberga la Fundación Centro Nacional de Vidrio (Museo del Vidrio y Escuela-Taller de Vidrio) y el instituto de la localidad, I.E.S. Peñalara; así como el Parador Nacional, sito en la Casa de Infantes y fundado en 2007.

Además destacan las numerosas rutas de senderismo por la sierra de Guadarrama que se pueden realizar partiendo desde La Granja, así como los hermosos parajes que se pueden disfrutar recorriéndolos.

Fue residencia de verano de los Reyes. Allí se firmaron los Tratados de San Ildefonso.

Riaza

Riaza

Villa serrana situada en un entorno montañoso entre bosques de robles y hayas. El núcleo urbano de Riaza, declarado Conjunto Histórico Artístico, destaca por el valor de sus típicas casas serranas de arquitectura popular, con grandes balcones y amplios aleros. Calles que mantienen el sabor de una estética popular de los siglos XVIII y XIX.

De todo el conjunto arquitectónico, la Plaza Mayor porticada es el núcleo de la villa. Configurada por casas con soportales y balcones corridos, en este espacio destaca el ruedo en forma de elipse. En un lateral se yergue el monumental edificio del ayuntamiento del siglo XVIII y tras él la sobria e imponente iglesia parroquial de estilo neoclásico con su torre renacentista.

En las proximidades se encuentran localizaciones paisajísticas de gran valor: dehesas de robles, entornos fluviales como la Charca y el Puente Nuevo, las ermitas de San Juan y San Roque, y los excepcionales enclaves serranos de Hontanares y Peñas Llanas.

Sepúlveda

Sepúlveda

Sepúlveda, en el nordeste de la provincia de Segovia, es sinónimo de Patrimonio, tanto histórico, artístico, cultural como natural, ya que conserva gran parte de sus edificios construidos desde época medieval, junto con otros vestigios de épocas anteriores. Hecho que produjo en 1951 que fuera declarada Conjunto Histórico-Artístico, con la intención de proteger sus valores arquitectónicos y culturales. Entre el caserío sepulvedano sobresalen diferentes casas blasonadas como la Casa de los Proaño, la de los González de Sepúlveda, la de las Conchas o la del Conde. Además, desde el año 2016 este municipio forma parte de la Asociación de los Pueblos más Bonitos de España.

La Villa de Sepúlveda vive su época de esplendor, tanto histórico como económico, social, político y artístico durante la Edad Media, principalmente debido a estar situado en una zona fronteriza con las tierras musulmanas durante la Reconquista, y el papel ejercido por el Fuero, cuyo origen se sitúa en los privilegios concedidos por el conde Fernán González a los pobladores de Sepúlveda.

 Sepúlveda en la Edad Media era una ciudad amuralla, de construcción árabe contaba con siete puertas, cuyos vestigios hoy en día se conservan y siendo las sietes llaves de estas puertas emblema de la Villa.

Muchos de los edificios que conserva están muy ligados a este pasado medieval como la Iglesia de El Salvador, que constituye uno de los paradigmas del románico castellano.  También románica es la Iglesia de la Virgen de la Peña, en la que destaca su magnífica portada y el retablo principal de estilo barroco. Tanto la Iglesia de El Salvador como la de Nuestra Señora de la Peña fueron declarados como Bien de Interés Cultural en 1931.

En la Plaza de España, centro neurálgico de la Villa, se encuentra la parroquia de Sepúlveda, San Bartolomé, construida en el siglo XII, aunque con algunas modificaciones posteriores. El acceso a esta iglesia se realiza desde uno de los rincones más pintorescos; una escalinata de grandes losas coronada con una cruz renacentista. Vinculado al Santo titular de esta Iglesia encontramos un rito con gran arraigo entre los sepulvedanos, conocido como El Diablillo que a finales de febrero ha sido declarado Manifestación Tradicional de Interés Cultural Provincial. Existen en la villa otras dos Iglesias que no están destinas al culto sino a fines turísticos; la Iglesia de los Santos Justo y Pastor, sede del Museo de los Fueros, cuya exposición recorre la historia de Sepúlveda, el Fuero en la Edad Media, el Fuero de Sepúlveda y la Comunidad de Villa y Tierra a través de imágenes sacras. Y la Iglesia de Santiago, que arquitectónicamente destaca por su ábside en ladrido y una cripta del siglo X excavada en la roca con tumbas antropomórficas, siendo hoy en día la Casa del Parque de las Hoces del Río Duratón.

 En los últimos años se han abierto al público dos espacios singulares que permanecían cerrados al público general. El primero, la Antigua Cárcel de Sepúlveda, hoy convertida en Centro de Interpretación que brinda la posibilidad de disfrutar de una intensa experiencia sobre el privilegio de vivir en libertad. El segundo de estos edificios es el Antiguo Registro de la Villa, restaurado en el año 2017 para albergar el Museo Lope Tablada de Diego, pintor con raíces sepulvedanas.

Sepúlveda no sólo es historia, también es naturaleza, pues se encuentra en un entorno privilegiado, el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, declarado como tal en el año 1989, con el objetivo de conservar los valores paisajísticos que posee. Este Espacio Natural de 5.037 hectáreas comprende el curso medio del Río Duratón, artífice de un espectacular cañón, con cortados que llegan hasta 100 metros de altura. Precisamente en estos cortados encontramos al animal más emblemático de este paraje, el buitre leonado, cuya colonia es la más importante de Europa con 729 parejas censadas en el 2017. Además del patrimonio natural, dentro de los límites del Parque Natural se encuentran manifestaciones culturales como pinturas rupestres, posiblemente de la Edad del Bronce, pequeños santuarios de origen visigodo como la Cueva de los Siete Altares o ermitas románicas como la de San Frutos, en pleno corazón de este enclave.

Otro aspecto que no hay que olvidar es su afamada gastronomía, en la que destaca el cordero asado en horno de leña.

Turégano

Turégano

Turégano es una villa perteneciente a la provincia de Segovia (España). Goza de una larga historia, muy importante en algunos momentos de la España antigua.

Cuenta con encantos monumentales como su castillo, de orígenes celtíberos, un retablo románico policromado, casi único en Europa, y una plaza porticada, de las más grandes de la Comunidad.
Cuenta también con encantos culinarios, como sin duda lo es su cordero lechal, de los mejores del país, o el bacalao al ajo arriero, con siglos de tradición.
 

Patrocinado por
El pueblo más bello 2018

Buscamos el pueblo más bello de Castilla y León por su belleza, su patrimonio, su cuidado en todas sus calles, fachadas y ornamentos.

El pueblo más bonito por aclamación.

Resumen